Soltar la castración a los hijos a través de las propiedades

“Ustedes no crean la muerte, no crean la vida. La muerte y la vida me pertenecen Yo soy Quien estoy a cargo de esa Creación”

Los patrones de que podemos hacer daño con la muerte y con el tema del dinero destruyen a la familia.

Se cambia dinero por amor.

Cada miembro de la familia es parte del esquema del dinero de nuestro subconsciente: Nuestro padre es la cabeza, hermano estómago. Cada familia tiene sus propios moldes.

“Ladran luego cabalgamos” El patrón es creerte indigno del amor, y el verdadero patrón que solemos seguir es lo material se une a la muerte.

Usamos la muerte para matar.

No está aprobado socialmente que deseemos la muerte a nadie pero nuestro subconsciente si lo hace.

Es bueno tomar esta consciencia y crear un espacio de silencio donde nos perdonemos por desear la muerte a otros: 

Buscar el balance cero en todas las veces que me he deseado el balance a mi mismo y a los demás.

1ªTarea

Silencio durante dos o tres horas en meditación y luego me perdono por cada uno de sos episodios y elijo nunca más volverlo a hacer. 

Respeto la muerte y la vida.

El miedo es el instrumento que usamos en la familia para manipular a sus miembros con la muerte a través de la materia.

Si deseamos la muerte a alguien es a nosotros mismos que la estamos deseando. Se llega a bromear con frivolidad sobre el tema. 

Soltamos la necesidad de dejar de buscar excusas en la aprendido para destruir todo lo que he conseguido en la realidad. Todo es Amor.

Los padres sienten, como no nos merecemos amor, si tengo la propiedad me van a querer más. No te lo doy en vida para controlarte y que me cuides.

Como nos creemos internamente que no nos merecemos amor de nuestros seres más cercanos, nos relacionamos con el chantaje en lo material y así es nuestra forma de mantenernos unidos.

Elegimos chantajear, mentir, estafar, así perpetúamos el odio y el amor desaparece.

2ª Tarea

Cambiar los estados de malestar por amor

3ª Tarea 

Dar técnica consciente. Estar presente en lo que hago.

Los padres tenemos que poner límites para que nuestros hijos se sientan seguros y en paz. Como hemos elegido aprender a no poner límites luego castramos a nuestros hijos a través de las propiedades y la culpa inconsciente oculta.

Hay una niña buena, un niño bueno que busca desesperadamente recibir el amor de sus padres, lo hace hasta un punto que al final como no lo recibe clava cuchillos a todos los que tiene cerca.

Renunciamos a querer las propiedades de la familia, para tener su amor.

Tengo el amor de mi madre, mi padre y mis hermanos sin que tenga las propiedades y con las propiedades.

Las propiedades son parte del Amor de Dios.

Todos nos merecemos el amor.

Fuente: Una sesión con  Elvira maryerbaira@yahoo.es

Esta entrada fue publicada en Activaciones cuánticas códigos de luz, Elige de nuevo. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.