Tomarnos la vida con cachondeo

Cuando yo tenía catorce años con todos los problemas de la adolescencia y de la rebeldía que se presenta en esa etapa, iba a ver a mi abuela paterna para consolarme. No entendía a mis padres y mis padres no me entendían. A ver si la que era padre de mi padre me podía entender o yo entender a ella.

Ella siempre me aconsejaba: “Tómate la vida y a lo que te digan tus padres a cachondeo.”

Y yo le contestaba: “Abuela usted es una persona mayor, ¿cómo me puede dar ese consejo a mi que soy una adolescente?” Algo no cuadraba

Y me constestaba: “cuando seas mayor me entenderás”.

Y fue cierto cuando tuve unos treinta años fui a verla y ya le estaba diciendo: “Abuela usted es la más sabia de las personas de este planeta, es cierto, cuanto más cachondeo  le pongo, mejor me va la vida”

Era cierto para solucionar tus retos hay que tomarse la vida a canchondeo y cuanto más, mejor.

Gracias, por fin lo he entendido. Me faltaban años cuando me lo dijo, para entenderlo.

Fuente: Mi abuela Teodora y  Mariposa

Esta entrada fue publicada en Acerca de mí, Co-Creando, Elige de nuevo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.