Vive por encima de las costumbres de donde seas

Las costumbres varían mucho de un grupo a otro.

En Groenlandia se le ofrecía la mujer propia al visitante que se quedara en la casa. Sin ningún tipo de pensamientos extraños. Esa costumbre se que existe en Indonesia, un arquitecto amigo mío me dijo que fue muy raro pero que como rechazó a la mujer (del propietario al que le estaba haciendo la obra ) le ofrecieron la hija  más bonita de la casa  (les cobraba por ser un arquitecto y encima le daban a su propia hija para que pasara una noche agradable) y claro no pudo  rechazarla. Hablamos de esta época, no de las Cavernas. En Arabia esperan que erutes, en Inglaterra te tacharían de plebeyo si lo hicieras.

Lo que hayamos aprendido tan sólo son programas que están en correcto uso en la sociedad en que estás.

Cuando yo estuve en Holanda, me sentía rarísima  porque soy de una isla.  Por ejemplo lo de ir de colores vivos como el naranja está muy mal visto en Holanda. El naranja lo reservan para el día de la Reina, por tanto si me lo ponía un día normal,  me miraban asombrados como si vieran a un fantasma por la calle. Si ibas a cenar a casa de otra persona no tenías que llevarle nada. Eso estaba de más. En nuestra sociedad española, normalmente siempre llevas algo si te invitan a cenar.

En Tenerife algunos días yo me he puesto una flor de hibisco en el pelo y la gente me miraba como la loca del barrio. Cuando lo hacía en Hawai nadie me miraba como rara. Depende del lugar para que tengas una costumbre como “aceptable” o “no aceptable”

Renuncia a las costumbres y ábrete a nuevas costumbres. Mezcla el dulce con la pimienta y ponle sal al ácido, sólo para tener un nuevo sabor en tu boca.

Crea nuevas costumbres de vivir con la totalidad de las posibiliades.

Cuando nos limitamos estamos limitando nuestro ser que es infinito y sin límites de ningún tipo.

Somos los que pensamos que somos.

Si decidimos cambiar ya se ha hecho el cambio en todos los niveles. Y tenemos que recordar  el principio de incertidumbre que: “Es imposible medir simultáneamente la posición y el impulso de una partícula subatómica. La simple observación produciría cambios.” Eso lo dijo Werner Heisenberg  en 1927 creo que ya es tiempo para que sepamos que cuando observamos algo la realidad cambia.

Observemos nuestras costumbres con desapego y comprendamos que es posible vivir con más facilidad y con más felicidad, sin tanto dolor y tanta carga social.

Fuente Mariposa

Esta entrada fue publicada en Cambiando las creencias, Co-Creando, Elige de nuevo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.