Cambiando nuestra elección

Cuando fuimos niños elegimos lo que queríamos aprender de mayores:

Nosotros para ser los seres grandes y poderosos que somos ordenamos que:

-En las Escuelas nos dijeron que valíamos muy poco y que éramos una mierda.

-La iglesia nos dijeron que éramos pecadores

-Con  nuestras familias aprendimos  que teníamos que ser borregos si queríamos sobrevivir.

-La familia se encargaba de transmitir que te quedabas vivo al precio de perder tu libertad de ser el ser que eres, sólo eres alguien sin poder de ser tu mismo.

Eso lo escogimos para tener todas las experiencias de Co- Creadores que somos.

Ahora podemos cambiar nuestras experiencias y nuestras elecciones, para que nuestra vida cambie.

Somos almas individuales pero al mismo tiempo estamos unidas por la Fuerza de la Creación.

Imagínate que uno de nuestros dedos se quisiera independizar. Lo mismo le pasa a nuestras almas. Cuando un alma se quiere independizar, aunque quiera no se puede ir a ningún sitio. Su estructura es la misma que la nuestra.

Cuando siento que alguien fuera de mi me está haciendo daño es lo mismo que si pensara que el dedo meñique le está haciendo daño al dedo corazón. Es imposible somos el mismo tejido y estamos en el mismo engranaje.

Cuando hay miedo perdemos la conexión. Nos quedamos sin el poder de la respiración y también dejamos nuestros  objetivos de vida y nuestras motivaciones. Nos hacemos pequeñitos.

Es importante dar permiso a las personas que están enfermas para que hagan lo que quieran. Nosotros los que estamos sanos, queremos obligar a los que  queremos que están enfermos que se curen.

No aguantamos su dolor y nos les damos permiso para que sigan su propio proceso.

Aprender a respetare a los enfermos en nuestra familia es nuestro reto más importante.

Dejar que sigan sus procesos, sea cual sea. Incluso si eligieran o eligiesen la muerte también tenemos que respetarlo.

Nosotros nunca hemos nacido por tanto no podemos morir. Nuestro espíritu es eterno. Pero nos empeñamos en ser sólo cuerpos.

Y como nos creemos que sólo somos cuerpos, nos negamos a dar permiso a los seres que queremos.

Es como que los obligamos a que estén vivos para nosotros y encima sanos.

Ellos ya tienen bastante con su proceso. Dejémoslos en libertad. Ellos tienen su vida y están conectados con la Fuente.

Ten fe en que tú también estás conectado a la Fuente y déjate de quejarte que no dispones de esa persona. Es puro egoísmo.

En vez de eso. Dile: Hermano: Gracias a ti vivo.

Es todo lo contrario, dale vida, en vez de quitársela.

Es un beneficio que alguien de tu familia escoja una enfermedad. Respétalo y hónralo porque él lleva la carga que nadie quiso tomar.

Siempre, suceda lo que nos suceda estamos aprendiendo y estamos siendo más grandes y más fuertes cuando aceptamos nuestra conexión al Creador de Todo lo que es.

Esta entrada fue publicada en Cambiando las creencias, Co-Creando, Consciencia Planetaria, Elige de nuevo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.