Cambiando la idea de la muerte

Una vez tuve un accidente de coche. Mi coche en aquel momento era muy pequeño y una guagua me dio un golpe por detrás. 

En ese momento que duró unos cuantos segundos, sentí que el tiempo se expandió durante  una eternidad.

Es uno de los momentos que recuerdo más luminosos de  mi vida.

Sentí lo que algunos científicos llaman el repasar la vida de forma panorámica.

No vi la vida mía,  sólo sentí esa sensación de belleza y de inmensidad.  Y sentí que lo que me había pasado era bueno. Había tanta belleza y grandiosidad en los cristales brillando con el sol dorado del atardecer y moviéndose en cámara super lenta.

Me sentí super contenta y super llena de vida.

Los cristales rotos seguían  brillando y bailando enfrente de mi, aunque el golpe había sido posterior. Sabía que todo era perfecto y maravilloso. Yo estaba sin miedo aunque sabía que se estaba produciendo un acontecimiento muy  grave y muy importante en mi vida.

Y luego cuando la que conducía la guagua me dijo que moviera el coche. Yo le pregunté ¿qué había pasado?  Estaba totalmente aturdida.

Fue increíble, acababa de tener un superaccidente y me fui al supermercado a comprar alimentos. Luego fui a cenar con unos amigos míos del trabajo.

Al día siguiente tenía tanto dolor que era imposible levantarme de la cama. 

Hay cientos de libros de personas que han escrito sus extraordinarias y fantásticas experiencias cerca de la  muerte, es algo a lo que no hay que tener miedo. Aunque en nuestra sociedad ni siquiera se nombra.

Al saber que no hemos nacido y que no vamos a morir, sino que somos algo más grande que nuestro cuerpo físico en el que aparentemente está instalada la consciencia, se caen todas las faltas de confianza que se han instaurado frente a algo que no es real. Ahora estamos en un sueño.

Lo que hayamos vivido en vida viene después, es como que lo que nos creamos que es el Cielo es lo que va a ser. Somos seres creadores hasta para ver lo que pasa después de dejar el santo vehículo que nos acompaña como un templo santo ahora.

Es algo que nos va a dar felicidad, y nos va a dar más felicidad si disfrutamos de la vida.

Toda nuestra vida cambia, si sabemos que la muerte es una Puerta a un seguir mejor viviendo. Sin que por supuesto la deseemos. La muerte es tan sólo una creencia.

La muerte no es real:  Lo dice la Física Cuántica y el Curso de Milagros, que es el mejor libro de Física Cuántica que conozco.

Vivamos la vida con alegría sin necesidad de sentir que tenemos que pasar por procesos duros o dolorosos. Nos merecemos una vida fácil, divertida  e interesante.

Creador danos la definición de que sabemos como apreciar la vida sin necesidad de crearnos experiencias cercanas a la muerte. Es posible, es seguro y sabemos como se hace. Nuestros antepasados nos aprueban y nuestro niño interno también.

Es seguro que sepamos que nuestra familia está segura y está en calma incluso cuando el cambio de estado está rondando a alguno de nuestros familiares.

Muéstranos Creador como tener entereza y estar presentes sin drama cuando un familiar está pasando por una experiencia próxima a la muerte.

Creador, muéstranos lo que es la muerte desde tu punto de vista, sin experimentarla, ni crearla, ni testarla, que ya sepamos lo que es y que dejemos de tenerle temor o pánico.

Que sepamos vivir nuestra vida sin miedo a la muerte.

 

 

Creador enséñanos que cuando estamos con enfermos muy graves podemos amarlos. La enfermedad no significa que tocar su piel sea contagioso y nos venga un proceso de muerte por ello.

Abracemos a todos los seres con los que nos encontremos a diario estén sanos o enfermos.

Muéstranos que siempre estamos conectados a tu Fuente de Vida de Abundancia Infinita.

Que somos tus Hijos bien amados por ti y que Tú tan sólo deseas lo mejor para nosotros.

Fuente: Mariposa

Esta entrada fue publicada en Acerca de mí, Cambiando las creencias, Co-Creando. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.