Cáncer de mama: por qué no debe hacerse su próxima mamografía

Cáncer de mama: por qué no debe hacerse su próxima mamografía

A veces nos toca abordar temas un tanto polémicos, pero eso es algo inherente a nuestro objetivo: informar de todos esos aspectos importantes para la salud (investigaciones poco difundidas, intereses comerciales…) que para la mayoría de la gente permanecen ocultos.

Y ese es el caso de la detección precoz del cáncer de mama, tema sobre el que también podrá leer este mes en Salud AlterNatura y con el que se llevará alguna sorpresa.

Intente ponerse, por un momento, en la situación que miles de mujeres atraviesan cada año cuando se les realiza una mamografía y se les detecta un pequeño tumor en el pecho. Al estrés psicológico que supone esperar los resultados de la prueba, se añade después el tratamiento con radioterapia o quimioterapia e incluso, en los casos más extremos, la pérdida parcial o total del seno.

¿Y si le dijera que la prueba a partir de la cual se inicia todo ese proceso, tal vez no sirve para nada?

Así lo confirma un estudio llevado a cabo entre casi 90.000 mujeres a las que se les realizó una mamografía y que luego fueron sometidas a un seguimiento durante 25 años. Al final de ese periodo, se contabilizó a las fallecidas por cáncer de mama cuyo tumor había sido detectado por la mamografía y a aquellas que se habían sometido a un examen clínico por parte del médico. Los investigadores comprobaron que las cifras eran… ¡exactamente iguales! Es decir, la mamografía no había servido para que descendiera el riesgo de muerte por esta enfermedad. (4)

A pesar de ello, la necesidad de hacerse este tipo de pruebas sigue siendo una creencia demasiado extendida.

Actrices, cantantes, celebridades de otros colectivos… Cada año en el mes de octubre millones de personas se movilizan para promover las campañas masivas de detección precoz del cáncer de mama a través de mamografías. (5)

¿Su lema? Todas las mujeres a partir de cierta edad deben ser llamadas a realizarse estas pruebas cada dos años. Así es como la idea de que la mamografía salva vidas penetra en el subconsciente colectivo.

Eso sería fabuloso si no fuese… falso.

Y es que, además de haberse demostrado que las mamografías no reducen el riesgo de muerte por cáncer de mama, varios equipos de investigadores han probado que, si las pruebas están muy próximas en el tiempo, las radiaciones a las que se expone el organismo pueden hacer que aumente el riesgo de padecer cáncer. (6) (7)

En el completo artículo dedicado a este tema en la edición de Salud AlterNatura de julio podrá leer las conclusiones de todos estos estudios. Eso sí, como le hemos dicho, estamos a punto de enviar este ejemplar a imprenta. Si desea recibirlo (en formato papel) en su domicilio, debe realizar su pedido antes del día 18 de junio haciendo clic en este enlace (podrá consultar las condiciones de suscripción antes de efectuar el pago).

La web que edita esto está fuera de servicio el día de hoy: www.revistasaludalternativa.com

 

Esta entrada fue publicada en Elige de nuevo, Salud y comida. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.