No hay Maestros porque todos somos Maestros!!!!

La vida nos la merecemosHoy San Valentín me sentí en paz al despertarme cuando soñé que estaba en un grupo de alumnas que estábamos recibiendo enseñanza y vino Vianna Stibal a hablarnos. Yo al principio estaba sentada en un banco como a dos metros de ella y me moví y al hablar me puse cerca de ella a dos personas encima de una mesa ella a mi izquierda y dos personas entre las dos. La notaba extremadamente nerviosa. Nunca la había visto así. Todo su cuerpo se movía y hacía como si se hinchara y se deshinchara y se hinchara por otro lado. Yo me quedé fija mirándola desconcertada.

No dio nada de propaganda del theta healing cuando se suponía que iba al curso por eso.

Entonces se lo comenté a otra chica y me dijo dos explicaciones de que yo estaba mal y yo le dije eso no me parece real y le di las gracias y fui a buscar a una alumna de Barcelona que se llama Nuria

Al presentarla dije esta es mi compañera de camino y me sentí mal porque yo quería decir esta es Nuria una alumna mía que ha hecho grandes avances con lo que yo le he transmitido.

Entonces Nuria me miró mal y yo dije Que raro con las dos me siento mal y me desperté. Y con muchos retos, encendí el ordenador y estoy dispuesta a saber.

Este sueño quiere decir:

La vida es un aula de clase. Repetimos una y otra vez las lecciones hasta que aprendemos el Amor que venimos a aprender. San Valentín ha sido un día muy doloroso para mi durante toda mi vida. Hoy por primera vez en mi vida me siento en paz.

Eso si con la sensación de que estoy buscando clases todavía.

Viana es una de las mayores maestras físicas que he elegido tener en este mundo. Por tanto que se desdibuje, es algo que se me presenta para no valorar la luz fuera de mi.

Los comentarios de los otros siempre son la culpa es tuya. No importa lo que sea, no mires dentro.

Y busqué la persona que a nivel inconsciente ya he sido lo mismo que Vianna para mi. Nuria. Claro, ella me miraba mal sin amor y es como la rabia interna que tengo yo en la proyección de mis maestros.

Me perdono por creer que hay alguien superior o inferior a mi.

Me perdono por proyectar el Amor que soy.
Me perdono por no recordar que somos Unidad y que no hay diferencia entre lo que es arriba y lo que es abajo.

Me perdono por creer que existe arriba y abajo.

Me perdono por no aceptarme como la Hija perfecta y santa de Dios mismo.

Me perdono por creer que fuera de mi puedo encontrar la solución.

Me perdono por no permitir ser Quien soy.

Me perdono por proyectar, fuera la luz y no sentirla dentro

Me perdono por creerme que puedo proyectar fuera.

Permito al Espíritu Santo que instale la visión de Cristo en mi.

Así sea, con amor y sin miedo. Ese es el camino.

Fuente: El sueño de San Valentín de Mariposa

Esta entrada fue publicada en Acerca de mí, Co-Creando, Elige de nuevo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.