Nos entregamos al Amor que somos

Elijo la pazEstaba en la Casa de una amiga que se llama “Sublime” y me había confiado su niño pequeño y precioso. Yo estaba honrada de me lo hubieran dejado. Solo con abrazarlo daba la sensación de paz total. Era lo mas suave que uno se pudiera imaginar.

Estaba buscando a alguien en un salón enrome para que me cuidara al niño de Sublime porque yo tenía que ocuparme de ordenar su casa y había dejado muchas pinturas en su casa. Y esto no lo podía hacer con el niño.

Necesitaba cuarenta minutos y como nadie quiso, lo bajé a veinte o quince minutos.

Luego vi a un hombre que quiso cuidar al niño, no lo conocía de nada. Solo sabía que estaba en la familia. Este hombre se llevó al niño a un lago oscuro donde el se sumergía y el bebé lo seguía. Cuando salía del agua, miraba a ver si el bebé estaba vivo. Y el bebé siempre estaba vivo. El bebé lo miraba con miedo porque sabía que secretamente el quería deshacerse del bebé.

El niño cada vez que lo dejaban sólo se hacía más viejo y tenía la cara más arrugada. A más tiempo en el agua en soledad más arrugas para el niño. Luego soñé que yo al ponerme a ordenar mis cosas, vi que la casa de Sublime estaba en remodelación. Habían sacado todo de las paredes y todo estaba en maletas. Si yo ordenaba las decenas de cuadros que había pintado se podrían confundir y se podrían perder. Era mejor mantenerlas guardadas hasta que la casa estuviera repintada.

Sublime se iba con una persona que no era su novio. Quería tener un poco de vidilla.

En una caja vi todas las joyas de Sublime y vi que un colgante de mariposa de oro que le había regalado yo a ella y que ella nunca se ponía.

En ese momento quise tenerlo. Pero mis cuestiones morales no me lo permitieron. Yo se lo había regalado a ella. Pero ahora lo quería yo.

Hubo un pensamiento que yo iba a ser ladrona y que no era correcto quedarme con el regalo que le había hecho.

Y todo porque le regalé lo que mas quise mi propio ser

♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥

Este sueño quiere decir que a veces dejamos a los otros que nos den sus niños internos sin darnos cuenta que nosotros solo podemos cuidar el nuestro. Luego como no podemos cuidar al niño de otro se lo damos a alguien más, el ego nuestro, que es nuestro ayudante para hacernos más desgraciados.

Queremos hacer esto porque así buscamos excusas para hacer algo que no es necesario. 

Nuestro niño interno al estar separado de nosotros y entregado a otras personas para que lo cuiden pierde la vitalidad y se hace viejo.

Luego si queremos ordenar las cosas que hemos creado, primero tenemos que tener nuestra casa limpia de resentimiento, en orden y en amor.

Luego podemos exponer nuestras creaciones.

Después es muy interesante, Sublime, mi amiga me confió a su niño interno y yo le regalo mi mejor joya, una mariposa de oro. 

Ella no le hacía caso a mi mariposa y yo no le hacía caso a su niño interno. Ella aunque no esté en el sueño quiere recuperar a su niña y yo quiero recuperar mi mariposa de oro.

Cuando damos aumentamos lo que damos pero cuando nos sentimos que no se nos recompensa nos quedamos trabados pensando en cuando se nos va a pagar.

Es mejor estar en paz. Ya no necesito ordenar mis creaciones. Acepto la Paz, estoy en Paz, elijo la Paz.

Devuelvo todos los niños internos que se me han confiado y tomo el tesoro de mi Padre. Nadie puede tener algo que es mío, ya que solo el Amor es real y eso es mío.

El Real Amor que soy es la verdadera Joya que quiero tener.

Soy Amor, vivo en el Amor y disfruto del Amor. 

Solo el Amor es real y yo soy ese Amor.

Fuente: Un sueño con Sublime.

Esta entrada fue publicada en Co-Creando, Elige de nuevo, Un Curso de Milagros. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.