Los 100 nombres de Dios

Hola a todos;

A la vez que una felicitación navideña, he creado un mantra anti-crisis y pro-alegría que me complace mucho proponeros como meditación para el Solsticio de Invierno que tiene lugar pasado mañana. Pero quiero antes introducirlo con una historia de mi propia experiencia personal, que es donde arraiga esta idea.

“Hacia finales del s. XX, puede ser en 1998 o quizás en 1999, yo pasaba unos días de vacaciones de Navidad, junto con mi familia de entonces, en un lugar turístico de la costa de Almería, España. Estaba realmente deprimido. No recuerdo la causa pero me encontraba realmente mal, desganado, aburrido, con una gran tormenta de oscuridad a mi alrededor que me hacía ver solo nubarrones negros en mi mente. Ni siquiera estaba de mal humor, lo que indicaba que, definitivamente, estaba deprimido. Porque cuando uno está de mal humor, es que hay alguna causa inmediata y manejable que lo produce, pero cuando uno ni siquiera está de mal humor, simplemente es que tiene depresión, está en un pozo negro energético del que es muy difícil salir por uno mismo. 

Me sentía especialmente mal por ser Navidades y por no poder ofrecer a mi familia lo mejor de mí en aquellas fechas tan entrañables en que habíamos tenido la suerte de reunirnos para pasar unos días juntos, fuera de la dinámica urbana de trabajo y escuela. Tenía que buscar una solución rápida para salir de aquel agujero negro. Miré al cielo… y al mar…  y pedí ayuda. Mientras paseaba por la playa mirando la arena, se me inspiró un método, tan sencillo como inmediato, para salir de ese pozo. Empecé a coleccionar palabras de Luz, a hacer una lista mental de palabras luminosas y amorosas y a repetirlas, sin más. Primero fueron una cuantas, las más elementales; amor, armonía, felicidad, paz, etc., después el número fue aumentando; generosidad, luz, amistad, cariño, y la lista seguía aumentando, hasta que a mi memoria le resultaba imposible retenerlas todas; pero seguían llegando, a la vez que yo notaba al repetirlas que la negrura iba desapareciendo, se iba disolviendo como por encanto, y el sol volvía a brillar en mi interior y a elevar mi vibración, cada vez más y más a medida que repetía las palabras, ahora ya en voz alta y con una gran sonrisa en los labios. Al cabo de menos de una hora, mi situación anímica había dado la vuelta por completo y se ancló en la luz por el resto de las vacaciones, que, a partir de entonces fueron gozosas y maravillosas”.

 

Al recordar anoche esa vieja experiencia, tan relacionada con las Navidades, se me ocurrió que podríamos entre todos poner en marcha este método tan sencillo, de una forma colectiva y coordinada, para disolver la negrura, la depresión y el desánimo en que esta crisis persistente está sumiendo a gran cantidad de personas (gracias a Dios no es mi caso) en toda Europa, y abrir así una puerta a un camino de luz y de esperanza, a una energía de superación positiva que de la vuelta a la situación actual anímica. La idea apareció de repente y con ella venían aparejadas las primeras palabras de Luz para un mantra colectivo anti-crisis y pro-alegría, que es como he venido en llamarle.

 

Al empezar a listar palabras me acordé de lo que se ha dado en llamar “los 100 nombres de Alá”, con que los musulmanes acompañan las oraciones a Alá, 100 denominaciones distintas de loa y alabanza a los atributos divinos de Alá. Yo también quería llegar a 100 palabras de Luz, pero cuando llevaba algunas más de 30, ya no se me ocurría ninguna más y pase hacer otras tareas pensando que era imposible llagara 100, pero mientras me enfrascaba en estas tareas empezaron a fluir dichas palabras, de rato en rato, pero sin descanso. Tenía que incluirlas deprisa en la lista que estaba preparando para que no se me olvidara ninguna y así llegue a 80, creyendo realmente imposible llegar a las 100. Pero el flujo creativo, aunque con parones, seguía y seguía abriendo nuevos campos de palabras de Luz, así que cuando llegué a 114, pensé que debía eliminar 14 para quedar en 100, pero ninguna palabra se dejaba sacar de la lista. Opté por buscar un número superior a 100 pero que tuviera un fuerte significado numerológico, y así me puse en la meta del 144 (12*12, fractal de los 144.000 días de un baktun maya), y me costó llegar, pero con la última palabra de una tanda, resultó que me había vuelto a pasar en 3 palabras y que percibía que había algunas más esperando en el horizonte. Así sucesivamente, en la cama, en el baño, seguían llegando, por tandas, de cinco en cinco, de seis en seis. He cortado el flujo en 200 palabras de Luz, “los 200 nombres de Dios”, el título de este escrito, y he cerrado la puerta, por ahora.

Las encontraréis a continuación de este texto, y con ellas os propongo realizar un gran mantra anti-crisis y pro-alegría, para ser recitado 3 veces con ocasión del Solsticio de Invierno del Hemisferio Norte, el cual entrará el día 22 de Diciembre a las 6,30 de la mañana hora peninsular española. Una oración un tanto especial que abra una puerta a la Esperanza, a la Ilusión y a la Risa, para ser rezada en cualquier momento anterior a la Navidad, cuando el portal Crístico del Amor alcanza su máxima vibración.

No se trata de nombres específicos de Dios, obviamente, sino de palabras de Luz que desearíamos ver formando parte del retablo y sobre el altar de un Mundo Nuevo, de una Nueva Humanidad amorosa, pacífica y hermanada en torno de sí misma y abrazada a la Madre Tierra y a todas sus criaturas.

Para evitarme disquisiciones acerca de la importancia de cada una de las palabras las he ordenado alfabéticamente, con una excepción; la que abre la lista es el Amor, y casualmente, por orden alfabético, la que lo cierra es la Voluntad. Las demás solo sirven para allanar el camino entre el Amor y la Verdad. Me ha quedado aún una inquietud interna acerca de cómo es que las tres palabras que definen los votos de la Orden Franciscana, a quién tanto admiro, representadas por los nudos del cordón de su hábito, no han querido o podido entrar en esta lista: Pobreza, Castidad y Obediencia ¿¿¿???.

Que las disfrutéis y que os abran la puerta a la dimensión de la Luz y el Amor, junto con mis mejores deseos de una excepcional Natividad de Cristo.

AMOR – Abrazo – Abundancia – Aceptación – Acogimiento – Alabanza – Alegría – Aliento – Alma – Altruismo – Amabilidad – Amanecer – Amistad – Ánimo – Apertura – Apoyo – Armonía – Arte – Atemporalidad – Atención – Audacia – Autoestima – Ayuda – Belleza – Bendición – Benevolencia  – Bienestar – Bondad – Búsqueda – Caballerosidad – Calma  –Candidez – Cánticos – Caridad  – Cariño – Celebración – Clemencia – Coherencia – Colaboración – Colores – Compañerismo – Compartir – Compasión – Comprensión – Compromiso – Comunicación – Comunidad – Confianza – Conocimiento  – Consenso – Constancia  – Consuelo – Contemplación – Convivencia – Corazón – Creatividad – Curiosidad – Danza  – Despertar – Dicha – Dignidad – Diligencia – Disciplina – Educación – Ejemplaridad – Elegancia – Energía – Entereza – Entrega – Entusiasmo – Equilibrio – Esfuerzo – Esperanza – Espíritu – Esplendor – Estética – Estudio – Evolución – Experiencia – Éxtasis – Familiaridad – Fantasía – Fascinación – Fe – Felicidad – Fidelidad – Fluencia – Fortaleza – Fraternidad – Frugalidad – Fusión – Generosidad – Gentileza – Gozo – Gracia – Grandeza – Gratitud – Hermandad – Hermosura – Heroísmo – Honorabilidad – Honestidad – Honradez – Hospitalidad – Humanidad  – Humildad – Igualdad – Iluminación – Ilusión – Imaginación – Impecabilidad – Impulso – Ingenuidad – Innovación – Integración – Inteligencia – Intuición – Instinto – Investigación – Irradiación – Júbilo – Juego – Justicia – Largueza – Lealtad – Lentitud – Liberalidad – Libertad – Limpieza – Luminosidad – Luz – Maestría – Magnanimidad – Mansedumbre – Maravilla – Maternidad – Meditación – Mejora – Metas – Misericordia – Mística – Moderación – Música – Naturaleza – Oración – Orden – Paciencia – Palabra – Pasión – Paz – Piedad – Plenitud – Pluralismo – Poesía – Prodigalidad – Prudencia – Puntualidad – Purificación – Receptividad – Recogimiento – Reflexión – Regeneración – Reposo – Respeto – Respiración – Responsabilidad – Risa – Sabiduría – Salud – Sanación – Santidad – Sencillez – Ser – Serenidad – Servicio – Silencio – Sinceridad – Sincronicidad – Sinergia – Solidaridad – Sonrisa – Sostenibilidad – Suavidad –Sueños – Superación – Talento – Templanza – Tenacidad – Ternura – Tolerancia – Tranquilidad – Unidad – Universalidad – Unión – Verdad – Voluntad – Visión.

 

Fuente: Domingo Díaz http://conciencia-dos.blogspot.com/

 

 

Esta entrada fue publicada en Consciencia Planetaria, Elige de nuevo. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.