La enfermedad

La enfermedad o «mentalidad-no-correcta» es el resultado de una confusión de niveles, pues siempre comporta la creencia de que lo que está mal en un nivel puede afectar adversamente a otro. Nos hemos referido a los milagros como un medio de corregir la confusión de niveles, ya que todos los errores tienen que corregirse en el mismo nivel en que se originaron. Solo la mente puede errar. El cuerpo solo puede actuar equivo- cadamente cuando está respondiendo a un pen- samiento falso.

(T-2.IV.2:2-5). Un curso de milagros

Todos los efectos de la culpabilidad han des- aparecido, pues esta ya no existe. Con su partida desaparecieron sus consecuencias, pues se queda- ron sin causa. ¿Por qué querrías conservarla en tu memoria, a no ser que deseases sus efectos? Recor- dar es un proceso tan selectivo como percibir, al ser su tiempo pasado. Es percibir el pasado como si estuviese ocurriendo ahora y aún se pudiese ver

(T-28.I.2:1-6) Un Curso de milagros.

Su aspecto da lástima; está cansado y rendido; viene harapiento, y los pies están ensangrentados por los abrojos del camino que ha venido reco- rriendo. No hay nadie que no se haya identificado con él, pues todo el que viene aquí ha seguido la misma senda que él recorre, y se ha sentido derrotado y desesperanzado tal como él se siente ahora. Mas ¿es su situación realmente trágica, si te percatas de que está recorriendo el camino que él mismo eligió, y que no tiene más que darse cuenta de Quién camina a su lado y abrir sus tesoros para ser libre? (L-pI.166.6)

Esta entrada fue publicada en Elige de nuevo, Un Curso de Milagros. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.