Fuera es dentro. Dentro es fuera

A partir de ahora fuera también va a ser dentroPor transmisión educativa hemos aprendido el oficio generalizado de ser Víctimas.

A nivel nacional  en España, es un patrón muy fuerte.

A nivel planetario depende  de los países, pero la mayoría desempeña el papel con honoris cum laude.

En concreto en nuestra vidas habituales nos sentimos que somos víctimas de alguien:

No importa si es el Presidente del Gobierno, de la Realeza, de uno de nuestros familiares más cercanos o incluso podemos entregar el papel de tirano a una antigua conocida.

NOSOTROS NO.

Es siempre fuera.

Es una decisión. Si decimos que los de fuera tienen el poder ese es nuestro destino. Los de fuera nos reflejan nuestra gran Luz o nuestra gran Sombra. Lo que veamos fuera es nuestro. Al  creer que nos podíamos separar de Dios generamos la proyección.

Los de fuera son los malos y nosotros los víctimas. Una mujer me decía ayer: “Mi marido me maltrató durante 16 años, ¿cómo te atreves a decirme que yo elegí ser víctima durante tantos años?”

Le contesté: “Esa es la enseñanza, que tuviste que pasar dieciséis años para saber que te merecías ser tratada con amor”.

Ahí comprendió su Autoridad y su Responsabilidad en la Co-creación con su marido.

 

Vamos a sanarnos buscando fuera:

Buscar tu relación más conflictiva o busca la persona que te molesta cuando habla, o busca alguien que si empieza a abrir la boca tu cambias de canal: ( no importa si está muerto, vivo, en otra galaxia… si disturba tu paz, es ese)

Ahora, borra todo lo que te han dicho de no hacerle al prójimo. No pongas ninguna barrera, ni límite, sólo escríbelo, no importa lo que sea, escribe.

Contesta a esta cuatro preguntas

 

Mi relación con  X

1-     Lo que le quiero hacer es:

2-     ¿Cómo?

3-     ¿Cuando?

4-     ¿Dónde?

5-     ¿Qué le dirías?

 

Si te apetece: Hazlo tú ahora.

 

Ejemplo:

 

Mi relación con la persona  X

1- Lo que le quiero hacer es:  Atarla y matarla.

2- ¿Como? : Lentamente con piedras machacando tu cuerpo y con mucha sangre.

3- ¿Cuando? Siempre

4 ¿Dónde? En cualquier lugar que te encuentre.

5-¿Qué le dirías? “Te quiero matar. Te tengo mucha rabia. Eres una cabrona de mierda, hedionda y asquerosa…”.

 

 

Lo que le hago a esta persona es lo que me estoy haciendo a mi misma.

Mi relación con el señor X o con la señora X es lo que nos va a ayudar a saber la relación que tenemos con nosotros mismos a un nivel profundo.

El motivo es que nos engañamos a nosotros pensando que lo de fuera está separado.

Lo que pasa es que lo de fuera es tan sólo la proyección de lo que no queremos ver dentro de nosotros.

1-     Perdóname (Yo misma por querer  matarme), lo siento gracias te amo. Recuerdo que nunca me separé de Dios. Que esto es un guión de una película que me he inventado de terror. Donde yo me estoy queriendo matar a mi misma. “Me perdono por querer matarme a mi misma”.

Señor o señora X gracias por enseñarme como me estoy tratando. “Te perdono por querer matarte a ti mismo”.

2-     Me perdono por querer hacerlo lentamente. Recuerdo que estoy proyectando imágenes y me perdono a mi mismo por soñarlas.

 Te perdono por haberte obligado a que me aclararas mis recuerdos ocultos. Te doy las gracias ya que juntos nos podemos ver y juntos veo el dolor que no podía mirar en mi mismo. Gracias por ser mi Santo Espejo.

3-     Suelto todos los contratos de estar atada por siempre a la Separación de Dios. Dios y yo nunca hemos estado sepaarados. Siempre estamos unidos. Muéstrame Creador mi sueño irreal.

Me perdono en todos los tiempos, en todos los espacios, en todas los lugares y en todas las posibilidades. Tú y yo somos Unidad del Ser.

Te perdono en todos los tiempos, en todos los espacios, en todas los lugares y en todas las posibilidades. Tú y yo somos Unidad del Ser.

4-     Me amo y respeto todos los lugares, espacios, tiempos, dimensiones y psoibilidades. Me respeto. Se Quien Soy. Recuerdo mi Estirpe. Siempre he estado unida a Dios.

Te amo. Te respeto. Se Quien eres. Recuerdo tu Estirpe. Siempre has estado unida a Dios. Tú y yo somos la misma Sustancia de Dios.

5-     Dejo de pensar neciamente y dementemente. Revoco todos los contratos de estar separado de Dios. A partir de ahora sólo confío en el Espíritu Santo y elijo su Fuerza para Ti y para Mi. Los dos somos la misma Mente de Dios.

Lo que siento fuera es lo que no está sanado dentro.

Que bueno que nuestros hermanos nos enseñan con tanto amor y con tanta perseverancia lo que todavía está oculto a nuestro entendimiento racional. Gracias hermanos. Cada día tengo más claro que yo creo al realidad y que la realidad que creo es una Realidad amorosa. Lo que sucede no es real. Es una gran pesadilla.

Que nos despertemos todos juntos de la pesadilla es nuestra misión en la Tierra. Así sea para todos si ese es tu deseo.

Fuente Mariposa.

Esta entrada fue publicada en Co-Creando, Elige de nuevo, Un Curso de Milagros. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.