Buscando nuestro niño interno

Tuve un sueño en que estábamos haciendo un viaje.

El destino era un campamento. Yo llevaba mi maleta pequeña violeta y llevaba un soporte para ir arrastrándola. Iba con una amiga que se llama Clara. Ella llevaba otro bulto y los poníamos juntos. La sensación es de ligereza. Íbamos por Tierra y por las piedras y avanzábamos  con facilidad.

En un momento íbamos las primeras y había muchas direcciones diferentes. Había un extranjero que ya había ido al viaje y que fue por un camino. Al quedarnos atrás y no poder ir  los primeros me quitó la intención del viaje.

Luego vi que tenía un motón de plásticos, todos juntos y un folleto de algo que no era importante. Decidí dejarlo por el peso y el bulto.

Busqué un lugar para dejarlo. Cuando vi que había una recepción de un hotel entonces entré dentro y había un mostrador. Me puse por detrás y lo abrí, allí habían “cornflakes” y otras cosas sin importantica, los dejé allí. La intención era coger los plásticos a la vuelta.

Otra vez había un hombre que tenía un coche antiguo negro como un mercedes pero tenía una capa de pintura manual no pintura de coche. Yo vi que el hombre que era muy robusto y con mucho pelo en el cuerpo tenía una niña preciosa. La edad de tres añitos y me la dejó,. Yo no me extrañe cuando la tenía y  me gustaba mucho su amor y su sonrisa. Era un niña que daba paz. Era un niña que buscaba el nombre porque se iba y volvía.

Significado del sueño

Este sueño quiere decir que nos pasamos la vida haciendo un viaje con destino el campamento que es en realidad el Cielo en la Tierra. En este viaje tenemos los amigos del alma que nos acompañan para aprender las lecciones que tenemos pendientes.

Llevamos de equipaje nuestro potencial de tercer ojo para descubrir quienes somos. Es muy fácil si estamos conectadas.

Hay muchas posibilidades al estar encarnadas. Al no mirarnos y no reflexionar lo que de verdad queremos hacer nos podemos perder en lo que han hecho los otros por eso es tan importante estar conectados con nuestro corazón.

Al no estar conectados con nuestro corazón empezamos a acumular cosas sin sentido y sin importancia.

Entramos en los lugares de descanso que son los hoteles en este caso las terapias y allí nos desprendemos de las cosas innecesarias que cargamos, incluso comida, que ni siquiera es necesaria. Pero que siempre tenemos la intención de llevar con nosotros. Nos parece que al vivir en un cuerpo necesitamos más cosas para el viaje que estamos haciendo.

A veces nos llama la atención las cosas manuales y las cosas que no son de fábrica las vemos mejor como un coche pintado manualmente que eso en la realidad es casi imposible Entonces normalmente siempre el Universo nos da la oportunidad de encontrar a nuestro niño interno. A veces nos lo dan los otros. Los otros nos dan la ternura para que podamos tener ternura por nosotros mismos.

Nuestro niño interno nos da siempre paz. Lo que pasa es que nosotros a veces estamos muy desconectados del mismo. Por eso es tan importante estar presente y sentirlo y vivirlo. Recordar nuestro nombre para saber cual es nuestro destino y estar agradecida con nuestro nombre y con nuestro destino es parte de nuestra tarea en este hermoso planeta Tierra

Fuente: Mariposa.

Esta entrada fue publicada en Elige de nuevo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.