El laurel milagro en la cocina

Muchas mujeres agregan hojas de laurel a los alimentos, especialmente a la carne roja y carne de pollo.
Y no saben por qué las hojas de laurel se agregan a la comida.

Cuando a una mujer se le pregunta, qué te dice: darle sabor a la comida.

Si hierve las hojas de laurel en un vaso de agua y lo prueba, no tendrá ni olor ni sabor.

Entonces ¿por qué pones hojas de laurel en la carne?

Agregar hojas de laurel a la carne, convierte los triglicéridos en grasas mono y para experimentación y confirmación, haz lo siguiente:

Corta un pollo por la mitad y, cocina cada mitad en un tazón y le agrega una hoja de laurel en una y, la otra sin la hoja de laurel, y observa la cantidad de grasa en las dos ollas.

Si tiene hojas de laurel, no hay necesidad de ir a la farmacia. Estudios científicos recientes, han demostrado que las hojas de laurel tienen muchos beneficios.

Ayuda a deshacerse de muchos problemas de salud y enfermedades graves.

Los beneficios de la hoja de laurel :

-La hoja de laurel trata los trastornos digestivos y ayuda a eliminar los bultos.

-Acidéz estomacal

-Reflujo

-Estreñimiento

-Regula el movimiento intestinal, tomando té de hoja de laurel caliente.

-Reduce el azúcar en la sangre, la hoja de laurel también es un antioxidante.

-Le permite al cuerpo producir insulina al comerla o beber té de laurel durante un mes.

-Elimina el colesterol malo y alivia los triglicéridos del cuerpo.

-Muy útil en el tratamiento del resfriado común, la gripe y la tos severa, ya que es una rica fuente de vitamina “C”, puede hervir las hojas y hacer inhalaciones de vapor, para deshacerse de la flema y reducir la gravedad de la tos.

-La hoja de laurel al consumirse, protege al corazón de las convulsiones y los accidentes cerebrovasculares , ya que contiene compuestos de protección cardiovascular.

-Rico en ácidos, como el ácido cafeico, quercetina, eigonol y bartholinida, sustancias que evitan la formación de células cancerosas en el cuerpo.

-Elimina el insomnio y la ansiedad, si se toma antes de acostarse, ayuda a relajarse y dormir tranquilo.

-Beber una taza de hojas de laurel hervido, dos veces al día, rompe los cálculos renales y cura las infecciones …

Fuente: Internet

Publicado en Salud y comida | Deja un comentario

Ajo y limón para la salud

Publicado en Salud y comida | Deja un comentario

Nos perdonamos por todo lo que hacemos en nuestras vidas. Con nosotros y con nuestras parejas.

Un poco de humor siempre viene bien.
Volar libres siempre.
Una empresa de Tacoronte en nuestra isla te casaba y te enterraba. Siento que eso es saber hacer negocios redondos. Felicidades. Que pena que ya no hayan empresas como esta.
Publicado en Optimizando la pareja | Deja un comentario

Somos polvo de estrellas siempre Ecosfera

Puse esta pregunta a la mayor parte de los grupos de wasap que tenemos:

Una pregunta para ustedes, si somos iguales en un 99% a nivel genético, ¿como nos da la impresión que seamos tan diferentes?Resumen corto de la respuesta al 1 % de diferencia a nivel genético

Las respuestas fueron así:

Susana y José de México fueron los primeros en contestar, Susana nos dijo que las impresiones (ya que son percepciones no reales) que registramos según nuestra historia personal y donde elijamos vibrar es lo que hace que ese uno por ciento cambie tanto…..También José tú tienes parte de la respuesta: Nuestra capacidad creativa hace que la realidad emerja y si nos sentimos separados de la idea original vamos a buscar ser especiales para que no formemos parte de ese Todo Unitario que nos contiene. Gracias a todos por la respuesta.

Christian de Chile puso el punto sobre las íes: La conciencia se experimenta, por ello se fragmenta. La genética es limitada, corresponde a diferentes combinaciones…. somos el mismo modelo de computador biológico con diferentes procesadores.

Eso me pareció realmente: Genial y era la cuarta persona que opina….. me pareció la mejor respuesta de todas… somos el mismo modelo de computador biológico con diferentes procesadores………por eso la diferencia es tan pequeña. Sólo está en el nivel de procesamiento. Que aunque en el mundo de la forma parece tan diferente en la realidad cuántica en que estamos es casi lo miso..

Gracias a todos por su cooperación…… Somos un solo ser.

De acuerdo

En realidad no hay diferenciación en nuestras consciencias de percepción de la realidad…….. somos la consciencia experimentando… ¡¡¡ojalá que nos permitamos experimentar desde la realización de que ya estamos iluminados.!!!

Fuente: la imagen y las conversaciones con José,Torreón; Susana,Torreón; Conny, Bruselas; Christian, Chile; Nanny, Torreón; María, Tenerife; May, Tenerife; Andrés, Tenerife; Victoria, Tenerife; Maxi, Argentina; Marian, Tenerife; Estela, Zurich; Marta Barcelona y Mariposa Tenerife. Un abrazo para todos.

Publicado en Salud y comida | Deja un comentario

Día 8 Aceptar el presente Libro 3 U.C.D.A.

La aceptación absoluta e incondicional del yo de la forma es nuestro camino.

NAceptar como son las cosas, no como quieres que sean. Aceptar como son ahora.

Si aceptas el presente aunque no te guste.

Cuando aceptas el presente, no estás cuidando a tu hermano sino a ti misma.

Dejas la intolerancia contra ti mismo y renuncias a la intolerancia en contra de los demás.

El yo real será intolerante sólo en contra de la ilusión.

Acepta Quien eres en este momento presente. Acepto Quien en este momento.

Si niegas tus sentimientos, niegas los de los otros.

Deja de ser propenso a no gustarte. Suelta tu idea.

El yo verdadero lo ves ahora.

Para más información ver el tercer libro de un Curso de Amor, el capítulo 8.

Publicado en Un Curso De Amor | Deja un comentario

Constelaciones familiares

Publicado en Activaciones cuánticas códigos de luz | Deja un comentario

Somos los guerreros del Arco Iris

Hubo alguna vez en el siglo XIX, una anciana y sabia mujer perteneciente a la tribu Cree de Norteamérica y llamada Ojos de Fuego. Un día, esta mujer visionaria, reunió a los ancianos caciques de la tribu y les comunicó la profecía que había canalizado y que hasta nuestros días hace eco. Esta profecía hablaba de una nueva tribu llamada “Los Guerreros del Arco Iris” y decía lo siguiente:
Y llegará el día en que la codicia del hombre blanco, del Yo-ne-gi, hará que todos los peces mueran en los arroyos, que las aves caigan de los cielos, que las aguas ennegrezcan y que los árboles ya no puedan mantenerse en pie.
Así, la humanidad, tal y como la conozco, dejará de existir..
Los ancianos escuchaban atónitos las palabras de Ojos de Fuego, sabían que las palabras de esta sabia anciana siempre se cumplían inexorablemente.
Ella percibió el miedo en sus ojos, y con voz serena les dijo: No temáis, porque llegará el día en que la Tierra caiga enferma, pero cuando no quede apenas ninguna esperanza, algunas personas despertarán por fin de su letargo.

Y no solo eso, sino que llegará el día en que muchas personas se levantarán y entre todas formarán un mundo nuevo donde reine la paz, la justicia y el respeto por el Gran Espíritu de la Tierra.

Todos nosotros somos los guerreros del Arco Iris.

Fuente: La historia de esta tribu.

Publicado en Sanación ondas cerebrales | Deja un comentario

Como cambiar la perspectiva que tenemos de nuestras desgracias personales

Una persona que estudia en mis cursos me hizo la siguiente pregunta:

“Doris un ejemplo me podrías dar de bendecir una desgracia cuando a uno le pasa como hacerle”

Me pareció muy interesante esta pregunta y por eso la contesto en la página.

No se puede bendecir lo que no es real. Cuando te sucede una aparente desgracia, lo primero es ir al eje vertical: Saber que tú eres el Ser que estás conectada con Jesús que no hay nada, ni nadie que te pueda hacer daño, salvo tus propios pensamientos. Conectar el chacra cielo con el chacra tierra y ponerte en tu centro que es tu corazón. Una vez ahí respiras. Si hay tiempo te paras y dejas de hacer cualquier cosa que estés haciendo.

En el no hacer respiras tres veces al vacío, dentro del corazón.

Cuando estás ahí aguanta un tiempo en forma de respiración, sin pensar nada. Trata a los pensamientos como nubes, pasan y vienen y los dejas ir y venir…..

Si estás lo suficientemente quieta y lo sufientemente vacía va a aparecer la solución de una forma tan clara que te puedes hasta llegar a sorprender de la rapidez de tu propio viaje hacia dentro.

No te estoy hablando de afirmaciones positivas que son muy buenas y que nos contamos: Positivo, positivo, siempre positivo….No. Te estoy hablando de sentir a Cristo. De verte iluminada. De tener un cambio en tu vida radical.

Un abrazo de corazón.

Dime si te sirvió por favor.

Publicado en Elige de nuevo, Un Curso De Amor | Deja un comentario

Yo sólo quiero bailar Hagamos que la igualdad sea real entre todos

Me parece fabuloso que un profesor de un instituto de Ciudad Real hagan un cambio en la sociedad. Felicidades Miguel Angel Maroto Negrete y felicidades a todos los participantes del vídeo por crear este cambio social. Yo solo quiero bailar!!

Publicado en Sanación ondas cerebrales | Deja un comentario

Pasos para afrontar las emociones difíciles por Vicente Simón

𝐏𝐀𝐑𝐀𝐑𝐒𝐄

El primero de estos gestos consiste en que, al notar que una emoción intensa y desagradable surge en nosotros, procuramos pararnos, hacer una pausa y concentrar nues­ tra atención en ese movimiento emocional en estado na­ ciente.Al principio, suele costamos mucho detener el proceso, ya que es lo contrario de lo que nos dicta el condicionamien­to. La emoción nos impulsa, en la mayoría de los casos, a actuar en seguida, de manera impetuosa e irreflexiva. Pero, en lugar de seguir ese primer impulso, nos detenemos y nos concedemos tiempo para reflexionar y para valorar lo que está sucediendo en nuestro mundo interior.De esta forma, interrumpimos la cadena del condicio­namiento y creamos la posibilidad de responder de manera distinta a la habitual. Precisamente porque parar nos re­sulta difícil, será necesario que lo practiquemos repetidas veces, a fin de adquirir la costumbre de hacer un alto cuan­do la reacción emocional se inicia. Es posible que no lo consigamos al primer intento, pero tras varios ensayos, lle­gará el momento en que seremos capaces de detenernos a tiempo y de evitar que la reacción preprogramada se pro­duzca.

𝐑𝐄𝐒𝐏𝐈𝐑𝐀𝐑 𝐇𝐎𝐍𝐃𝐎, 𝐒𝐄𝐑𝐄𝐍𝐀𝐑𝐒𝐄.

Una vez que nos hemos parado, procedemos a serenar­ nos. Para ello, resulta útil llevar la atención a la respiración y al cuerpo. Si la excitación es muy intensa, conviene respi­ rar hondo un par de veces, con lo que se propicia la disminu­ción de la activación. También resulta muy útil llevar la atención a aquellas zonas del cuerpo en las que la emoción se manifieste. Puede ser que el corazón nos lata deprisa y con fuerza, o que notemos una opresión en el pecho o en el cuello, o una tensión en el vientre. En cualquier caso, en lu­gar de evitar esas sensaciones, se trata de percibirlas con de­talle y tratar de relajar y ablandar la zona afectada, creando espacio para que la emoción se exprese a través del lenguaje de las sensaciones corporales. En especial, el llevar la aten­ción a la respiración y el respirar profundamente suelen lo­grar una apreciable disminución del nivel de activación y nos permiten volver a nuestra ventana de tolerancia. Una vez nos hemos tranquilizado, nos resultará más fácil hacer­ nos presentes en la experiencia emocional que atravesamos.

𝐓𝐎𝐌𝐀𝐑 𝐂𝐎𝐍𝐂𝐈𝐄𝐍𝐂𝐈𝐀 𝐃𝐄 𝐋𝐀 𝐄𝐌𝐎𝐂𝐈Ó𝐍.

Aquí se trata de familiarizarnos con todos los aspectos po­sibles de la emoción que estamos viviendo o reviviendo, no de manera intelectual, sino en forma de experiencia directa, vivencia. Si ya hemos localizado los cambios corporales que provoca, nos fijamos en ellos con detenimiento y curiosidad.A continuación pasamos a observar qué situación o situaciones son capaces de desencadenar esa emoción. ¿Qué persona o personas? ¿Qué frase o pensamiento? ¿Qué recuerdo o qué imaginación? Procuramos detectar cuáles son los aspectos clave que hacen que la emoción se genere o qué estímulo concreto constituye el disparador crítico de la emoción.Luego procedemos a identificar de qué emoción se trata. Le damos un nombre. ¿Es rabia, miedo, tristeza, vergüen­za…? Es decir, observamos, sin juzgar, todo el complejo proceso mental y corporal que compone la experiencia emocional.

𝐀𝐂𝐄𝐏𝐓𝐀𝐑 𝐋𝐀 𝐄𝐗𝐏𝐄𝐑𝐈𝐄𝐍𝐂𝐈𝐀, 𝐏𝐄𝐑𝐌𝐈𝐓𝐈𝐑 𝐋𝐀 𝐄𝐌𝐎𝐂𝐈Ó𝐍

Al observar la emoción, hemos de hacerlo, sin oponerle resistencia, permitiendo que sea tal cual es.Al principio, notaremos el sentimiento de aversión que el estímulo ha despertado en nosotros. Somos testigos de cómo surge esa resistencia y del rechazo que la situación nos produce. Sentimos el despliegue de la resistencia. Pero, en lugar de poner en marcha los mecanismos habituales de evitación o de defensa, permitimos que la emoción se manifieste sin obstáculos, que evolucione en nuestro interior mostrando todo su potencial.
Es como si a la emoción le creáramos el espacio necesario para que pueda expandirse internamente sin restricciones. En lugar de oponernos a ella, permitimos que sea tal como es, que se exprese con libertad en nuestro mundo interno. La re­conocemos como una parte integrante de nuestra realidad.

𝐃𝐀𝐑𝐍𝐎𝐒 𝐂𝐀𝐑𝐈Ñ𝐎 (𝐚𝐮𝐭𝐨𝐜𝐨𝐦𝐩𝐚𝐬𝐢ó𝐧)

No nos dejamos anonadar por los sentimientos de dolor o de impotencia, de rabia, de vergüenza o de inadecuación. Siem­pre hay una parte de nosotros que quiere quedarse en ese sitio emocional en el que habita la resistencia y que parece desear que el tiempo se detenga. Si nos dejamos llevar por esa tenden­cia nos quedaremos atascados. Es posible que en esos momen­tos nos ayude el respirar profundamente un par de veces.Y después, tratamos de conectar con aquella parte de nosotros que aún se mantiene íntegra y sana, que aún puede funcionar como una fuente de amor y de ternura. Tratamos de encontrar esa fuente de amor y de cariño que es capaz de aliviar la angustia y la opresión que sentimos. Nos proporcionamos amor y ternura a nosotros mismos.Se trata de que nos reconozcamos a nosotros mismos como seres dignos de ser queridos y que logremos entrar en contacto con un espacio de paz, de belleza, de fuerza y de amor. Un espacio que es el antídoto de la opresión, de la pequeñez y del sufrimiento que estamos experimentando.

𝐒𝐎𝐋𝐓𝐀𝐑 𝐋𝐀 𝐄𝐌𝐎𝐂𝐈Ó𝐍, 𝐃𝐄𝐉𝐀𝐑𝐋𝐀 𝐈𝐑.

Cuando la emoción haya amainado un poco, es bueno que comencemos a desidentificarnos de ella.La emoción se mantendrá activa durante todo el tiempo que la sustentemos con los pensamientos y cavilaciones de los que se nutre. En lugar de fomentarla y retenerla, pro­curemos despegarnos de ella y dejarla ir.Como todo lo que tiene una base física, la emoción, con el tiempo, tenderá a menguar y, al final, desaparecerá. Procuramos acelerar ese proceso no implicándonos en el círcu­lo vicioso de pensamiento-emoción-pensamiento.Simplemente dejamos que siga su curso natural, que disminuya y se desvanezca. Si conseguimos crear suficiente espacio en nuestro interior (es la aceptación quien lo crea), veremos que la emoción no puede ocupar mas que una pequeña parte del espacio global. Cuanto más espacio seamos capaces de concebir, más insignificante parecerá el torbellino de la emoción. No hay razón alguna para retener la emoción que nos hace daño y quedarnos encadenados a ella.
Simplemen­te, la soltamos y la dejamos ir.

𝐀𝐂𝐓𝐔𝐀𝐑 𝐎 𝐍𝐎, 𝐒𝐄𝐆Ú𝐍 𝐋𝐀𝐒 𝐂𝐈𝐑𝐂𝐔𝐍𝐒𝐓𝐀𝐍𝐂𝐈𝐀𝐒

Por último, una vez haya pasado lo peor de la tor­menta emocional, es posible que sea necesario actuar, aun­ que en otras ocasiones es posible que no haga falta.Si la situación requiere una respuesta, tras haber aplica­do los pasos descritos, estaremos en mejores condiciones que antes para generarla. La respuesta adecuada surge es­ pontáneamente cuando estamos en sintonía con la totalidad de la situación y fluimos con el río de la vida. Si no es nece­sario actuar de inmediato, es mejor que esperemos a que la borrasca emocional haya amainado del todo y hayamos asi­milado la verdadera importancia de su mensaje. Aun cuan­ do la emoción se haya asimilado por completo, es fácil que la respuesta adecuada se haga esperar. Démonos tiempo, en lugar de actuar con precipitación.En cualquier caso, aprovechemos la circunstancia de la emoción, para mantenernos «presentes» en la experiencia.Estamos conscientes de lo que pasa, pero sin identificarnos con lo que pasa. En esto consiste el estado de presencia. Nos encontramos presentes en la emoción, aunque no nos per­demos en ella.

Vicente Simon.

Publicado en Elige de nuevo, Salud y comida | Deja un comentario