Hoponopoono: corregir cualquier error Ahora.

Recordar esta teoría por el mismo Creador de la misma:
“Todos somos Seres Divinos, pero la mente solo puede servir a un maestro a la vez. Puede servir las memorias repitiendo lo problemas, o puede servir a la Divinidad que son las inspiraciones”.

“El Intelecto tiene que escoger: puede funcionar comandado por los problemas, o puede funcionar comandado por la inspiración”.

Para conocer un poco más sobre el creador del Hooponopono, a continuación muestro una entrevista que le hicieron acerca de las primeras veces que aplico su técnica de sanación en Hawai de donde es originario el Dr. Ihaleakala Hew Len.

Le pedí que me contase toda la historia de su trabajo como terapeuta. Él me explicó que había trabajado en el Hospital del Estado de Hawai durante cuatro años.

El pabellón donde encerraban a los locos criminales era peligroso.

Por regla general, los psicólogos dimitían después de un mes de trabajo allí. La mayor parte del personal del hospital se ponía enfermo o dimitía.

Las personas que pasaban por aquél pabellón simplemente caminaban con la espalda contra la pared por miedo a ser atacados por los pacientes.

No era un lugar bueno para vivir, ni para trabajar, ni para visitar.

El Dr. Len me dijo que nunca vió a los pacientes. Firmó un acuerdo para tener una sala en el hospital y revisar sus expedientes médicos. Mientras leía los expedientes médicos, él trabajaba sobre sí mismo.

Mientras él trabajaba sobre sí mismo, los pacientes comenzaron a curarse. “Después de unos pocos meses, los pacientes que estaban atados con correas, recibieron permiso para caminar libremente”, me dijo.

Otros, que tenían que estar fuertemente medicados, comenzaron a reducir sus medicaciones. Y aquellos, que nunca hubiesen tenido la posibilidad de ser liberados, recibieron el alta”.

Yo estaba asombrado.

“No fue solamente esto”, continuó, “hasta al personal comenzó a gustarle ir a trabajar. El absentismo y los cambios de personal desaparecieron. Terminamos con más funcionarios de lo que necesitábamos, porque los pacientes eran dados de alta y todo el personal seguía viniendo a trabajar. Hoy, aquél pabellón del hospital está cerrado”.

Fue en este momento en el que yo tuve que hacer la pregunta de un millón de dólares: “Señor, ¿qué hizo usted consigo mismo para provocar tal cambio en esas personas?

“Yo simplemente estaba curando aquella parte en mí que los había creado”, dijo él.

No lo entendí. El Dr. Len me explicó, entonces, que entendía que la total responsabilidad de nuestra vida implica todo lo que está en nuestra vida, por el simple hecho de estar en nuestra vida y ser, por esta razón, de nuestra responsabilidad.

En un sentido literal, todo el mundo es creación nuestra.

¡Guau! Pero eso es duro de digerir. Ser responsable por lo que digo y hago es una cosa. Ser responsable por lo que dice y hace otra persona que está en mi vida es muy diferente.

A pesar de ello, la verdad es esta: si usted asume la completa responsabilidad de su vida, entonces todo lo que usted ve, escucha, saborea, toca o experimenta de cualquier forma es su responsabilidad, porque está en su vida.

Esto significa que la actividad terrorista, el presidente, la economía o cualquier cosa que usted experimenta y no le gusta, está allí para que usted lo cure.

Todo esto, digamos que no existe, excepto como proyecciones que salen de su interior.

El problema no está en ellos, está en usted, y, para cambiarlo, usted es quien tiene que cambiar.

Se que esto es difícil de entender, y mucho menos de aceptar o de vivir realmente.

Echar la culpa a otra persona es mucho mas fácil que asumir la total responsabilidad pero, mientras conversaba con el Dr. Len, comencé a comprender esa cura de él, y que el Ho’oponopono significa amarse a sí mismo. Si usted desea mejorar su vida, usted debe curar su vida. Si usted desea curar a alguien, incluso a un criminal mentalmente enfermo, usted debe hacerlo curándose a sí mismo.

Pregunté al Dr. Len como se curaba a sí mismo. Que era, lo que exactamente, él hacía, cuando miraba los expedientes de aquellos pacientes.

“Yo, simplemente, permanecía diciendo ‘Lo siento mucho’ y ‘Te amo’, una y otra vez y después otra”, me explicó.

“¿Solo eso?”

“¡Solo eso! Sucede que amarse a sí mismo es la mejor forma de mejorarse a sí mismo y, en la medida que usted se mejora a sí mismo, mejora su mundo”.

Ho’oponopono significa “corregir un error” o “hacer lo correcto” en la lengua original de los hawaianos.
¿Como puedo aplicar este proceso terapéutico en mi vida?

Al hacer el Ho’oponopono usted pide a Dios, a la Divinidad, que limpie, y purifique el origen de estos problemas, que son los recuerdos, las memorias. Usted así neutraliza la energía que usted asocia a determinada persona, lugar o cosa.

En el proceso esta energía es liberada y transmutada en pura luz por la Divinidad. Y dentro de usted el espacio vaciado es llenado por la luz de la Divinidad. Por lo que, en el Ho’oponopono no hay culpa, no es necesario revivir ningún sufrimiento, no importa saber el porqué del problema, de quién es la culpa, ni su origen. En el momento que usted nota dentro de sí algo incómodo en relación a una persona, lugar, acontecimiento o cosa, inicie el proceso de limpieza, pida a Dios:

“Divinidad limpia en mí lo que está contribuyendo para este problema.”

Entonces use las frases de esta secuencia:

“Lo siento mucho. Perdóname. Te amo. Estoy agradecido”, varias veces, usted puede destacar solo alguna de ellas que le llegue mas en aquél momento y repetirla.

Deje a su intuición guiarle. Cuando usted dice “Lo siento mucho” usted reconoce que algo (no importa saber el qué) penetró en su sistema cuerpo/mente. Usted quiere el perdón interior por lo que le trajo aquello. Al decir “Perdóname” usted no está pidiendo a Dios que le perdone, usted está pidiendo a Dios que le ayude a perdonarse. “Te amo” transmuta la energía bloqueada (que es el problema) en energía fluyendo, le vuelve a unir al Divino. “Gracias” o “Estoy agradecido” es su expresión de gratitud, su fe en que todo será resuelto para el bien mayor de todos los involucrados. A partir de este momento lo que suceda después es determinado por la Divinidad, usted puede ser inspirado a hacer alguna acción, cualquiera que sea, o no. Si continuase dudando, persista en el proceso de limpieza y después, cuando estés completamente limpio, obtendrás la respuesta.

Recuerde siempre que lo que usted ve de errado en el prójimo también existe en usted, todos somos Uno, por tanto toda cura es auto-cura. En la medida en que

usted mejora el mundo también mejora. Asuma esta responsabilidad. Nadie más necesita hacer este proceso, solo usted.

No existe ninguna regla en relación al orden de las frases. Use la secuencia con la cual se sienta mejor, la que esté mas en sintonía con su momento. Puede usar una o dos, generalmente solo “Te amo” ya resuelve. El aspecto principal es que estamos aprendiendo a relacionarnos con nuestra Mente Subconsciente, conocida en la tradición hawaiana como el Unihipilli. Él es responsable de las memorias, él las recibe y almacena, repitiéndolas conforme su programación. Es a él al que debemos aprender a amar, pidiendo perdón por la falta de consideración y comunicación.

Piense las frases en todos los momentos de su día a día, esto lo mantendrá con una actitud vibrante de bienestar y comprensión, en relación a cualquier cosa que se manifieste para usted. Antes de salir de casa, pida a Dios que: “Limpie lo que hay en usted o que pueda ser la causa de algún conflicto o problema en el camino del trabajo”, (por ejemplo).

Durante su día, al sentir cualquier malestar, o sentimiento ruin, que le traiga algún recuerdo, o no, únase a ese sentimiento “ruin” y pida a Dios que limpie las memorias que lo están generando. Una frase muy útil es pensada así:

“¡Mis memorias os Amo!

¡Estoy agradecido por la oportunidad de liberaros a vosotras y a mí!”.

Siga con las frases (o frase) por el tiempo que quiera. El cambio es notable.

OJO: El Dr. Len afirma que limpiar visualizando un resultado no funciona. Pero cuando usted limpia por limpiar, usted puede ser agradablemente sorprendido por lo que la Divinidad escoge como resultado para usted.

Dice el Dr. Len: “Este es uno de los mayores problemas de los terapeutas, ellos piensan que están allí para salvar a las personas, cuando en realidad están allí para limpiarse a sí mismos”.

Cuando decimos a la Divinidad “Si hay algo en mí sucediendo que está haciendo vivir a las personas de un determinado modo, yo quiero liberar esas cosas”, al soltarse esas cosas, cambiamos nuestro mundo interno, y esto en contrapartida hace que el mundo entero cambie.

Dr. Len: “Ser 100% responsables es un camino difícil de andar, porque el intelecto es muy insistente. Cuando un problema nos aparece, el intelecto siempre busca a alguien o alguna cosa para culpar. Nosotros seguimos buscando ahí fuera (de nosotros) el origen de nuestros problemas. No percibimos que el origen está siempre dentro de nosotros”.

La profesora del Dr. Len, Morrnah Simeona, enseñaba que “Nosotros estamos aquí solamente para traer paz a nuestra propia vida, y si traemos paz a nuestra propia vida, todo a nuestro alrededor encuentra su propio lugar, su propio ritmo y paz”, y eso es todo lo que es el Ho’oponopono.

El Dr. Len dice que el Ho’oponopono nos enseña a no ser intrusivos en la vida del prójimo y dar consejos, pero cuando experimentamos a las otras personas como problemas, debemos preguntarnos “¿Qué está sucediendo en mí que estoy experimentando esto?”

Dr. Len: “Las decisiones son tomadas para nosotros antes de que nosotros decidamos tenerlas, esto es porque existen millones de memorias inconscientes en nuestras Mentes Subconscientes, y son esas memorias las que toman las decisiones por nosotros. Y como no estamos conscientes de esas memorias, necesitamos hablar con la Divinidad, que está consciente de ellas, y solo la Divinidad puede cancelarlas”.

Entonces, momento a momento, practicando el proceso Ho’oponopono, estamos cancelando las memorias en nuestra Mente Subconsciente al decirle al Divino: “No sé porqué estoy viviendo esto, pero si tengo un problema en común con estas otras personas, me gustaría repararlo”.

De acuerdo con el Dr. Len; el “Ho’oponopono es entregarse y confiar, porque los resultados son trabajos del intelecto. Las expectativas son solamente memorias repitiéndose, y nada en la vida sucede accidentalmente. Es la Divinidad la que está orquestando los eventos, y nuestro trabajo es estar en paz”.

“Si insistimos en determinar metas necesitamos estar siempre limpiando para aceptarnos soltar y permitir que nuestra vida siga en el camino correcto que tenemos preparado para seguir”.

“Si somos inflexibles, y tenemos nuestra mente solamente en una meta, perderemos las muchas oportunidades (inspiraciones) que provienen del Divino”.

“Lo que estamos haciendo con el limpiar del Ho’oponopono es haciendo que todo a nuestro alrededor vuelta a su orden natural. Si estamos preparados para ser 100% responsables en primer lugar, y llegamos al 100% de paz con nosotros mismos, todo se alinea perfectamente consigo mismo y la Divinidad”

“Debemos estar atentos en tener expectativas en nuestra vida. El limpiar no tiene nada que ver con las expectativas. No estamos limpiando para salvar la vida de

nadie. El porqué estamos limpiando es para que suceda pacíficamente lo que es perfecto y correcto en nuestra vida”.

“La limpieza se hace para conseguir las circunstancias perfectas y correctas para nosotros”. Pero no sabemos cuales. Solo el Divino sabe.

La limpieza del Ho’oponopono es profunda porque estamos trabajando directamente con el Divino, y el Divino es perfecto en su trabajo”.

“Nosotros no podemos decir a la Divinidad que resultados queremos obtener con nuestra limpieza”. Nuestra única responsabilidad es decir: “Lo siento mucho y perdóname”. La responsabilidad de la Divinidad es la de hacer lo que tiene que ser.

“El proceso Ho’oponopono solo necesita de una persona: “La Paz comienza conmigo, y con nadie mas”. Todos quieren estar en sintonía consigo mismo, y solamente cuando lo consigues podrás cumplir tu destino”.

Necesitamos entender con claridad que la mente es perfecta. Lo que no es perfecto son los datos y memorias que nuestra mente contiene, y con el

Ho’oponopono es eso lo que estamos trabajando. Estamos cancelando memorias en común, la tarea es esa. Cuando el Dr. Len habla para las personas él solo busca la memoria en común que ellas comparten, él puede no estar consciente de ella. Él solo necesita una persona que esté preparada para ser 100% responsable para apagar la memoria compartida por todos allí.

El Dr. Len dice que a él le gusta cuando las personas son rudas con él, porque él sabe que son las memorias las que están haciendo ser así, y como él está buscando memorias para limpiar, las mejores memorias para ser limpiadas son los datos ruines.

Dr. Len: “La definición del Ho’oponopono es corregir un error, y el error es corregido al decirse: “Te amo, Lo siento mucho, Perdóname y Gracias” al Divino, para permitir que el Divino vacíe y cancele los datos (las memorias en la Mente Subconsciente) que experimentamos como problemas.

Al hacer los distintos procesos Ho’oponopono, estoy pidiendo a la Divinidad que cancele programas (memorias) en mí para que ellos sean cancelados también en las otras personas. Solo necesito mirar lo que está sucediendo en mí, lo que tengo en común con los otros. “Estoy dispuesto a ser 100% responsable porque solo depende de mí traer la paz a mi propia vida, por que esto es mi responsabilidad”.

“Si no estuviésemos haciendo nuestra limpieza todo el tiempo, alguien infeliz está supeditado a aparecer en nuestra existencia, y eso puede aprisionarnos en su pesar”.

“Si alguien aparece con rabia en mi experiencia, yo asumo el 100% de responsabilidad preguntándome: ‘¿Qué hay en mí, que necesito liberar, que está haciendo aparecer esta experiencia?’ Yo observo en mí que problema (memorias) está causando la situación, que pueda ofrecer para que lo cancele la Divinidad.

Yo quiero estar siempre limpiando, porque quiero prevenir que cualquier problema retorne, si es correcto que ellos sean prevenidos. Además, a veces los problemas aparecen. ¿Por qué? Eso es algo que solo la divinidad sabe, pero el proceso Ho’oponopono es sobre prevención”.

Morrnah Nalamaku Simeona Creadora del Ho’oponopono Auto-Identidad opera en su vida y sus relaciones de acuerdo con los siguientes insights:

1. El universo físico es una realización de mis pensamientos.
2. Si mis pensamientos son cancerígenos, ellos crean una realidad física cancerosa.
3. Si mis pensamientos son perfectos, elles crean una realidad física desbordando AMOR.
4. Yo soy 100% responsable de crear mi universo físico tal como es.
5. Yo soy 100% responsable de corregir los pensamientos cancerígenos que crean una realidad de enfermedad.
6. Nada existe allí fuera. Todo existe como pensamientos en mi mente.

Finalizo con una oración Hooponopono para sanar/sanándonos:
“Divino Creador, padre, madre, hijo todos en uno…
Si yo, mi familia, mis parientes y antepasados ofendieron, a tu familia, parientes y antepasados en pensamientos, palabras,
hechos y acciones desde el inicio de nuestra creación hasta el presente, nosotros pedimos tu perdón…
Deja que esto se limpie, purifique, libere, corta todas las memorias, bloqueos, energías y vibraciones negativas y transmuta estas energías indeseables en pura luz…
Y así se ha hecho”

Fuente:  Dr. Len, Creador del Hooponopono

Esta entrada fue publicada en Elige de nuevo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.