Sin capacidad de destrucción no puede haber verdadera compasión

Empecé creyendo en dioses y demonios,
en la lucha entre el bien y el mal.

Luego descubrí que solo hay mente:
mente despierta y mente confusa.

Empecé deseando destruir a mis enemigos,
y descubrí que mi peor enemigo era YO.

Ahora me dedico a destruir viejos hábitos,
que me han mantenido esclavo del sufrimiento.

Ahora ya no veo enemigos;
solo situaciones dependientemente originadas.

Aún quedan rastros de mis viejos actos,
pero su fuerza ya no me arrastra.

Aún sigue vivo el viejo samurai,
pero ya no es el amo y señor.

Sin capacidad de destrucción,
no puede haber verdadera compasión

Fuente: Maestro Tibetano
Esta entrada fue publicada en Consciencia Planetaria, Elige de nuevo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.