Viaje a Alemania, Bangkok, Bali e Italia

 

En  mayo del  2005  me propusieron tener las vacaciones en el mes de junio porque necesitaban hacer reformas y me dije:  siempre he querido ir a Bali, la isla en que todo el mundo sonríe. ¿Me atrevo a ir sola?

Y con la prodigiosa herramienta de Internet, me embarqué en este viaje.

Al despedirme de mi madre me pidió que no fuera y perdiera el dinero que había pagado por los billetes. Yo le dije: “mamá a esta edad que tengo no tengo miedo de que me violen. Por favor ten fe quetodo me va a ir bien”. Y así fue.

Existe un principio de responsabilidad que nos ayuda a nuestro mayor bien. Depende de nosotros de avanzar más o menos deprisa. Vete despacio y con consciencia para viajar tan lejos.

Para ir a Bali, tuve que elegir ir a Bankok, para desde allí conseguir los permisos.

Con Air Berlin encontré un vuelo de ida  yvuelta  por  380 euros  desde Dusseldorf.

Mi diario de viaje

He rescatado una parte de el diario la primer en concreto:

“Siempre me han hablado muy bien de Bali, sobre todo, una amiga que se llama Bony que cuando habla de Bali, la cara se le ilumina. Ella decía que es la isla donde solo viven artesanos y gente feliz, parece una combinación ideal. Todos los que han estado allí dicen que es maravilloso y este año me decidí a ir. Quiero saber si era de verdad que la gente que estaba allí era una gente tan feliz como contaban. Y como no tenía pareja en aquel tiempo, me marché sola. Luego me enteré que si lo hubiera dicho pudieron haber venido un par de amigas conmigo. A lo mejor era que necesitaba el reto de desplazarme sola a Asia a ver que era lo que sentía y como me sentía.

Al buscar en Internet encontré una muy buena promoción de Ltu, el destino era Bangkok, bastante cerca de mi destino final por tanto lo reservé. Como era puente me dirigí a una agencia de viajes y Susana se encargó de encontrarme pasaje para llegar a Dusseldorf. Fue el primer problema en que me vi metida en este viaje y pensé. Seguro que es mejor que no vaya, porque si desde ahora se me impide ir, será por algo superior. Cuando me resigné me llamó ella diciéndome que por fin vía Stuttgart había encontrado una conexión con Dusseldorf.

Me busqué al lado de la Estación Principal una habitación en un hotel de cuatro estrellas, hay que empezar bien el viaje. Me traje mi kéfir para seguir con mi dieta del grupo sanguíneo. Creo que no va a ser posible continuar con ella porque una habitación de un hotel no es el mejor lugar para disfrutar de la comida sana. Luego me dirigí a la calle par disfrutar de un país tan bello y organizado como Alemania. Los trenes estaban llenos de pintadas y las máquinas expendedoras no estaban tan correctas como siempre, pero seguía siendo Alemania.

La noche anterior sólo dormí cuatro horas. A los dolores habituales por el ordenador, del cuello ahora, tengo que sumar una tortícolis. Esto de quitarse los miedos cuesta a nivel físico.

Hoy ha sido un día maravilloso 30-05-05 vine de Tenerife mis padres me trajeron al aeropuerto. He estado en una ciudad maravillosa: Dusseldorf. Me tomé mi cerveza, me comí mi bretzel. Me compré mi chocolate. Fue estupendo. He recibido varios mensajes. Y ahora a leer. Me quiero acostar temprano. A ver si mañana puedo planificar algo del viaje desde Alemania. Ahora a leer y a dormir que me queda todo un mes de vacaciones….

La verdad es que he puesto la tele y es mejor que la apague. Son demasiados sucesos dolorosos”.

 

 No me hice ni una foto en un viaje tan largo. Y llevé las acuarelas pero habían tantas cosas que ver y visitar que sólo hice una acuarela de la piscina del hotel de Bali, está al principio de este escrito.

Shizue una amiga japonesa que vive en Brasil me escribió: Este viaje es la construcción de un  viaje hacia tu interior,  la ruta será elegida por Dios,  agudiza tus oídos, escucha la Voz Interna, tus pasos te conducirán al encuentro con la libertad.

Otra amiga Flory me dijo: Respira y llena tus pulmones de alegría y de agradecimiento por la vida.

El día 1-6-05 volaba Dusseldorf-Bangkok. Once horas de vuelo en un Carabelle

He decidido reaccionar positivamente ante cualquier cosa aparentemente contradictoria  

Si Dios es mi Fuente, no puedo estar separada de Él. O sea que lo que pasa es para mi mayor bien. Por tanto ya conseguiré un cargador para mi móvil, aunque esté de viaje.

Quiero ser responsable de todo lo que pase en mi vida, aunque aparentemente sea la locura de comprarme tres pares de zapatos juntos en Alemania. Nos merecemos las cosas y lo sabemos, pero no nos lo queremos permitir. Es como que estamos en auténtica contradicción. Aprender a respetarnos y a seguir nuestro impulso es parte del equilibrio que hemos venido a buscar. Estar por encima de la dualidad y por supuesto de la crítica a nosotros mismos.

Vivimos nuestra vida sabiendo que nuestras pruebas son elegidas por nuestro ser superior. Así nos mejoramos más rápidamente.

Armonizo la voluntad  de mi personalidad con la de mi Ser Superior para el Bien más óptimo y elevado

Escribo los resultados de la última relación de pareja que he tenido y hago estas reflexiones. Muchas veces escogemos en nuestras vidas parejas que  nos ayuden a superar las relaciones de proyección inconsciente hacia los padres que elegimos traer a esta vida.

Para que las relaciones de pareja estén sin  censura, sin  reproches , sin expectativas y sin  exigencias nos hacemos responsables a nosotros mismos de nuestros comportamientos y y somos conscientes que nuestra pareja es siempre  libre de satisfacer nuestras necesidades o no, sean cuales sean las circunstancias que creemos en la relación. Respetar al otro sin invadirlo, eso es lo ideal. Nuestros celos y nuestra falta de poder nos alejan de una buena relación.

Ceso de quejarme y de censurar a los otros. Creo mi propia satisfacción en la vida y respeto a los demás y a mi misma.

Soy una Creadora y creo conscientemente en mi vida condiciones favorables.

 Es muy importante seguir nuestro corazón y hacer lo que nuestros sueños nos piden.

En internet busqué un hostal para juventud porque nunca estuve en ninguno y este me gustó: http://www.tyha.org/tyha/web/detail.php?pcoid=29

Bangkok – HI Bangkok Downtown

395/4 Silom Road (Near Silom 7)
Bangrak
10500 Bangkok
Thailand

Tel. 026368687 or 0800800450 or 0840664141
Fax. 026368687
YHAdowntown@yahoo.com

En este albergue hice muy buenos amigos y la recepcción eran estupendos. Es muy pequeñito pero el trato es excelente. Yo lo recomiendo. No lo miren por fuera sólo por dentro.

Elijo vivir sin seguir lo que digan los otros sobre mis elecciones:

Lo digo porque en el avión alguien me dijo que no era conveniente ir a Albergues, pero mi sueño era ir a uno en Bangkok. Al mirarlo en internet me gustó. Lo que pasó es que hice caso a lo que me dijo otra persona y por tanto me creé  un problema sin necesidad. Uno se da cuenta de esto porque al viajar no tienes los pensamientos que tienes normalmente. Estás en un espacio sin condicionamientos, sólo tus condicionamientos.

Decidí ir  a otro hotel, pero no sabía que los taxistas de Bangkok, no te cogen si tienes una maleta. Con la gente cocinando en la calle, el calor de la ropa que traía, mi maleta que me parecía horrorosamente grande.  Recuerdo que miré al Cielo y dije “Ayuda Ahora” Bajé la cabeza y vi a un hombre occidental que me podría ayudar. Le comenté lo que me pasaba y él paró un taxista. Refunfuñando el taxista me metió la maleta y luego me llevó a un hotel. Esa noche pagué unos setenta y cinco euros. Al día siguiente volví al Albergue a ver que tal era la gente y si era un lugar bueno. Y si me cambié y me pedí una habitación para mi sola en el albergue. Cuando estás mal, tú mismo lo has creado porque no te has dejado llevar por tu corazón, Dios te ayuda siempre, basta con que lo sepas que recibirás la ayuda. Los sueños saben más que la razón.

Lo primero que hice al estar en Bangkok es cambiar dinero e irme a dar un masaje thai. Es buenísimo y quita muchas tensiones del cuerpo.

Empecé a buscar una agencia de viajes para que me tramitaran el visado para Bali y mientras tanto a disfrutar de Tailandia.

Encontré una oficina de turismo (que atendían en la misma calle abriendo y cerrando la ventana, el calor era agoviante)  y me recomendaron ir a la isla de Rattanakosin que es el centro histórico de Bangkok. Allí también se encuentra el Gran Palacio  y Wat Pho.  Tuve que montarme en una barca por el río y luego tomar el tren aéreo que está encima de la ciudad. Fue curioso oí varias veces hablar en español y me hacía la loca para no hablar con nadie. En aquel tiempo yo trabaja en una oficina de turismo y estar sin hablar era un privilegio en mis vacaciones.

Algo que me llamaba la atención mucho es el tráfico. Las chicas bien vestidas cruzaban corriendo con el semáforo en verde. Se conoce que en este país esa es la costumbre. Yo hacía lo mismo, cruzaba los pasos de cebra corriendo como los del país.

Por fin en el hostal, aunque la cama es dura me han dado una habitación para mi sola, con Tv y aire acondicionado, un espejo con unas orquídeas preciosa.

¡ 5-6-05 Hoy es domingo y viva la alegría de estar de vacaciones! Voy a comprar un pase de un día para  el Sky train (el tren del cielo) por 100 bath (que es la moneda del país) y   a darme todas las vueltas que quiera. Beber mucha agua para la deshidratación y luego ir al supermercado par desayunar unos bollos blancos que me encantan.

Fui al Templo de Siam. Normalmente la tradición es llevar una flor de loto u otras flores amarillas, incienso. La gente se pone a escuchar la ceremonia alrededor del templo. En los patios había más budas donde la gente seguía haciendo sus ofrendas.

Siento que en el corazón de los tailandeses hay mucho dolor, como si no pudieran ser lo que realmente son. Se nota mucho al devolver el dinero y en general al mirarles a la cara. Había mucha miseria y la sensación de enojo con los turistas.

Fui a las estación de tren aéreo On Nut donde habían varios centros comerciales como Carrefour, Tesco. Como fui al local no había turistas. Allí estaba todo ordenado y no estaba como en la calle, que a veces fríen carne al lado de un puesto de vestidos y al otro lado de zapatos.  Entre elolor del suelo, las moscas, el sofoco.

Se ve mucho occidental con chicas jóvenes. Sólo he visto un occidental con una de su edad.

Luego me fui a un Mercadillo donde vendían de todo. Se usa el regateo y los precios son bastante bajos. Si como estamos en junio que es la estación de lluvias aún me quedaran ganas de ver más tiendas pues nos vamos a Sala Daeng. Ahí puedes conseguir las grandes firmas comerciales de todo el planeta sin mojarte.

Viajar con menos es mejor.

Traje la maleta muy llena, viva la alegría de la huerta. En este viaje aprendí a viajar con menos cosas. Al fin y al cabo estás de viaje y lo más probable es que te compres algo. Suele pasar. Pues no lleves tanto y confía siempre va a haber lo que necesites, vayas donde vayas.

Elijo aprovechar las oportunidades de lo que me presente la vida

Me decidí apuntar a las excursiones de los turistas y lo hice el día 6-6-05 Hoy ha sido un día maravillozo y fazcinante. Salimos a las 6.30 recogiendo a otros huéspedes y fuimos  al mercado flotante. Es un número que tienen montado para vender. Me encantó una viejecita pelando cebollas que quería que yo la llevara a mi país. Me resultaba familiar. Lloré  de alegría  durante unos diez minutos, al sentarme junto a ella y ella darme las tijeras para ayudarla a pelar las cebollas. Sentí que en todos los países se hacía lo mismo, todas las personas somos iguales, aunque tengamos aparentemente otra lengua, otro color, otras costumbres. Sentí los mismos sueños, los mismos deseos de paz y de amor. El guía me dijo lo que yo ya sabía. Con el corazón no se necesitan traductores.

Luego fuimos a un show de cobras. El guía nos dijo que estaban tan picados por las cobras que ya no se morían, aunque les picaran de nuevo. Luego fuimos a un self service. Fue gracioso. Los orientales comiendo occidental y los occidentales comiendo oriental.

Estuvimos en el Rose Garden con la escefinicación de los bailes tailandeses y su cualtrua.

Me fui de nuevo a los masajistas. Salí como borracha de aceite y de masaje y no bebí absolutamente nada. El cuerpo estaba muy contento de estar sin estress.

Este es el emblema de la gente que organizó la excursión del día 7-6-05 que  fue uno de los más maravillosos de las vacaciones. Nos levantamos a las seis. Nos llevaron a ver las tumbas de los soldados que murieron en la segunda guerra mundial Habían puesto los ingleses, australianos, holandeses y no pusieron ni una sola tumba para los tailandeses. Un poco irónico según la guía los japoneses los arrojaban al río cuando morían. Luego nos llevaron al puente que fue destruido por los americanos tres veces para que los japoneses no pasaran sus tropas. A la tercerna no lo volvieron a construir. Allí estaban las cosa más baratas que en Bangkok incluso con precio fijo. Recuerdo que había un museo de la guerra que yo no quise visitar.

Luego nos llevaron a un tren bordeado el río. Fue curioso porque era una casa flotante. Por supuesto la comida tradicional japonesa. Arroz con verduras, tortilla y una especie de estofado de pollo con aceite de soja y de postre piña natural.

Luego nos montaron en una barca de motor para llevarnos a una de bambú. Fuimos a ver las cataratas del río. Tenían hechos cuadros con bambú donde iban  a comer los días festivos. Era un lugar importante. La experiencia de hacer rafting por el río fue super divertida.

Por fin fuimos a la granja de elefantes. Les dimos de comer. Comían superrápido y nos montamos en ellos. Para mi fue extraordinario. Ir montada sobre un elefante que baja un desnivel es una experiencia que le recomiendo a cualquier ser que quiera sentir el poder de vivir. Yo abrí los brazos y dije que si a la vida. Los que llevaban los elefantes no comprendían que yo no llevara una cámara de fotos. ¡Una guiri rara!

Elijo atender y cuidar  a  mi cuerpo como parte de mi vida

Al llegar al hotel me duché y salí a buscar mi masaje diario. Este día elegí uno que dos personas te atendían durante una hora en la cara y los pies. Que dos personas te atiendan al mismo tiempo es una gran bendición.

Esa noche fui a comer a  un restaurante donde daban una danza Thai. Fue fantástico, me sentí que ya había sido una bailarina de esta cultura en otras vidas. Me resulta muy raro que un hombre vaya con dos mujeres o que haya tantos hombres que van con supermodelos, ¡ estoy en  Tailandia!.

El día 8-6-05 pagué los billetes para Bali, toda la documentación estaba lista. Por fin mis sueños se estaban haciendo realidad.

Ese día me planifiqué ir a la famosa playa de Pataya con los autobuses locales. Salí en el autobús a las 10 de la mañana y llegué a las 13.20.  Allí los taxis motos son más usuales que los taxis coches. Me alquilé un taxi moto. Le tuve que dibujar el mar porque hablan muy poquito inglés los locales. Al parecer me llevó a la playa principal, había otra al norte y al este. Me bañé en un lugar donde no había nadie ya que llevaba todo el dinero conmigo. El agua del mar estaba caliente como en Hawai, lo que pasó es que estaba muy turbia y llena de plásticos. No era la sesión alta, por tanto no habían muchos turistas en la playa. El mar hacía nen la playa gigantesca una especie de pequeño lago y decidí ir caminado y atravesarlo. Un señor me ofreció su barco y sentí que ya lo había hecho y luego vino un chico y me ofreció una moto acuática. Por 20 euros estuve una media hora  con la moto acuática y el chico conduciendola… Sobre las olas iba diciendo:

Me merezco el bien en mi vida

Fue una sensación de libertad total. Bordeamos el embarcadero, habái un barco que se llamaba Princesa de Oriente y llegamos hasta la zona no protegida de la playa. Muy emocionante. Al final esos saltos sobre las olas te dan mucha adrenalina.

Luego me fui a un centro de masaje.Habían hasta 126 al menos porque tenían un letrero, estaban sentadas como en un escenario. Al lado del restaurante y en el reincón el masaje para pies. Decidí caminar toda la playa. Habían holteles de 5 y de cuatro estrellas, un bar para guys.

En la playa conocí a una mujer bellísima tenía tres hijos desde 3 a 21 años. Vendía comida thai en la playa, además de ocuparse de las hamacas, bebidas y un kiosco. Ella me contó que estaba unida sentimentalmente a un alemán, que estaba muy bien y la acompañaba a comprar a los almacenes. Ella hacía punto de cruz al tiempo que atendía a todas las cosas anteriores. Le pregunté si se consideraba una mujer bella y me dijo que no. A partir de ahí decidí yo misma considerarme una mujer bella. Porque si la mujer más bella que he encontrado en este planeta no se considera bella voy a decidir yo que yo si soy bella.

Siento que soy una mujer bella porque la belleza es la vida misma que tengo.

Basta ya de machacarme y de maltratarme porque no encajo en los cánones de la belleza de no se sabe quien. Estos pensamientos los tuve al tomarme un coco en la playa contemplando a una de las mujeres más bellas de este planeta.

Bueno luego seguí con el paseo en la playa había todo tipo de mercancías chicas con botal altas y con el mismo vestido, otros lugares donde habían 20 bares bajo lonas que eran atendidos por chicas extraordinariamente simpáticas que jugaban con los clientes a juegos de mesa.

El día me había resultado muy intenso y a las  cinco de la tarde volvía  a coger un taxi moto esta vez tenía escrito en un papel el nombre de la parada de autobuses en thailandés. Les digo que no saben en la vuelta la alegría que me dió que una mujer que se sentó a mi lado me dijera que los autobuses tenían baños. Que alegría tan grande. Eso no lo escribí en el diario pero lo recuerdo como algo super agradable.

Le doy permiso a mi cuerpo para que haga sus necesidades sin vergüenza del mismo

Después de este día tan intenso cuando llegué a Bangkok me paré en On Nut compré comida japonesa en Tesco y luego me equivoqué al salir del tren aéreo. Escribí en mi diario sin cabrearme, sin criticarme sino respetándome y amándome volví  al Sky Train y me volví  a la estación de Chong Nonsi que estaba a siete minutos de mi Albergue. Tenía dibujada esta imagen al lado de las palabras que escribí.  Siento que ese momento fue el momento en que decidí dejar de criticarme.

Esa noche no me funcionaba la Visa  ¡En la otra punta del mundo  y sin visa!

Mis necesidades están siempre cubiertas.

Hoy es mi primer día en Bali vine vía Singapur.

Después de haber luchado tanto tiempo por un sueño, cuando llego me siento triste. Me dijeron que esta era la isla donde todo el mundo sonreía. Los que me he encontrado sólo siento que quieren hacer negocios conmigo, no es la sonrisa del alma.

El único ser que me puede sonreir soy yo mismo, si me doy mi sonrisa los otros me darán la suya.

Primero tenemos que sonreirnos a nosotros mismos para que los otros nos den su sonrisa. Ningún acontecimiento exterior es fruto de la casualidad. 

Vine buscando una isla donde la gente sonríe y en la isla aprendí a sonreirme a mi misma.

En el restaurante había una chica que sabía español. Estupendo. Los del hotel son muy amables.

Hoy me di un masaje dos chicas por 4 euros estuvieron una hora dando un masaje. La verdad que la vida aquí es durísima.

El 11-6-05 fui a un rafting bajando las aguas neviosas del río Ayung fue emocionante. Me gustó mucho. Nos bañamos en una cascada preciosa. Comimos una comida deliciosa el plato eran hojas de páltano.

Me encuentro en el hotel un poco contrariada. Sin dinero y sin compañía.

Para solucionar lo del dinero pensé: primero una trasnferencia que me la haga mi madre y luego volví a pensar. Llama a tu banco y aumenta el techo del límite. Lo segundo era más efectivo. Porque lo primero era muy complicado. Solucionado.

Lo de la compañía era más problemático. Es como sólo si me sale del alma puedo hacer el amor con alguien, no porque esté bueno o porque si. Eso me deja peor. Es lo que hay y es lo que hay que aceptar. O sea que estoy en el Paraíso y sin compañía. Lo acepto.

Me abro a recibir amor y a abrir mi corazón, sin estar atascada por los derechos.

Defender los derechos siempre ha sido como un camino y hoy me di cuenta que a veces no es necesario, es mejor ser felices y estar sin comerse el coco tanto.

Volver a vivir es mejor hacer más el amor y menos la guerra por los derechos de mujer que soy.

12-6-05  Me fui a la playa por la mañana. Más de 70 personas me querían vender algo o hacer un masaje. Primero busqué a alguien para que me cuidara el bolso, unas chicas europeas que se estaban bañando y luego me gustó y decidí ir a surfear. Las olas eran ideales para ello.

 Alquilé la tabla por cuatro euros el día. Si quería huviera recibido clases pero la verdad que sentía que lo que quería era estar con las olas.

Le pagué a un chico para que me echara crema en la espalda y luego recibí un masaje por  cinco euros con la arena, la playa, la gente. Había dos chicas más una me quería hacer la manicura en los los pies y la otra en  las manos. Yo les pedí por favor que no me hicieran nada que no me gustaba.

La piña tropical me costó cinco euros.

Comí una comida japonesa por 5 euros que en España me hubiera costado 67 euros. La proximidad al Japón se nota bastante.

Alquilé un conductor y un coche por 20 euros para ir a algún trayecto de la isla, no se le puede dar la vuelta.

Una vez había visto el santurario de Tanah Lot y me había dicho a mi misma que algún día iriía a ese lugar. Cuando llegué hay unos monjes que dan una bendición. A mi me preguntaron que de donde era. Por supuesto no sabían donde estaban las islas canarias.

Este  es Templo de la Tierra en el Mar y se trata de un precioso templo hinduista ubicado en un islote a 100 metros de la costa suroeste de Bali. Construido por un sacerdote durante el siglo XVI, el templo está dedicado a los espíritus guardianes del mar y se cree que está vigilado por las peligrosas serpientes marinas que habitan bajo la superficie.(Esta información ha sido sacada de una guía de viajes)

En la playa un chico se me puso al lado y como no me ofreció nada, le pregunté ¿tú que vendes? Me contestó yo me vendo yo mismo. Soy un gigolo. Y en vez de aceptarlo dije pues busca a otra mujer porque yo estoy sola porque quiero.

Esa tarde decidí llevar la ropa a la lavandería y en el hotel me dijeron que no era posible porque demoraba un día y yo me iba al día siguiente.

Eso fue una gran ayuda del Universo, que siempre recibo la información en el momento justo y de la forma más adecuada.

O sea que el 15 de junio del 05 estaba en Dusseldorf destino Italia.

Todo el mes, con todos los transportes, con todo lo que me compré, con las excursiones, los masajes casi diarios, los vuelos y los hoteles desde  Tenerife, Dusseldorf, Bankok, Bali, Dusseldorf, Roma  hasta Tenerife salió por unos tres mil euros.

Y huvo una pareja que me encontré en Bali que solo el viaje de una semana  Bali desde Madrid sin excursiones y sin las tasas, etc, les habían cobrado 1790 euros. Los conocí porque como íbamos a los mismos lugares turísticos, ellos en autobús y yo en mi coche privado.  La  verdad que cuando estuve en la Scala en Italia no pagué alojamiento porque me quedé en casa de mi amigo el astrólogro Fabrizio Bosio  que es especialista en Psicoastrología  Karmica-Evolutiva, ahora vive en Montefiescone, Italia.

La verdad que la Naturaleza preciosa que había en la Scala. Fue fantástica. Esos ríos puros de agua, ese mar super transparenye.Ese gran corazón de los italianos y las italianas.

Además de la sabiduría de  Fabrizi. Gracias  por abrir mi alma con tus conocimientos y con tu país y gracias a tu pareja por acompañarnos en nuestro proceso de descubrimiento del ser.

Para mi aunque no tenga ninguna foto, este ha sido uno de los mejores viajes de mi vida y lo llevaré siempre en mi corazón. Bali la isla que enseña a la gente a sonreirse a si misma. Cuando estás lejos de tus programas habituales puedes verte donde estás cometiendo programas de negación para tu felicidad.

Autor: Mariposa

 

Esta entrada fue publicada en Acerca de mí, Viajes. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.