Como funciona nuestro ego

Llevo varios días cuestionándome lo del ego y el niño interno, después de que fui al taller de   “Despertar susurrando con el alma”. Nos sentimos internamente obligados a hacer cosas pero en realidad no hay nadie que nos obligue. Son nuestras propias elecciones y lo que hemos aprendido interiormente lo que nos tiene autocontrolados, pero en realidad es una tela que hemos puesto nosotros. No hay nadie que la haya puesto. Yo misma la cree y yo mismo la mantengo. Dejo de ver lo bella que es la realidad porque yo misma sigo manteniendo el velo del deber y del juicio. La Verdad no pone velos  y es pura y transparente para todos y para todo.

El sueño, que aclaró por fin el tema y lo he tenido hoy mismo fue el siguiente: Me sentía que estaba en la oficina de turismo trabajando. El sentimiento era que no me gustaba estar allí. Había mucha gente. Yo no sabía nada de lo que me rodeaba. Era como que acabada de llegar de un lugar y ese era mi destino. Estaba disfrazada de informadora turística pero no me sentía como tal.

2 Al ver la oficina tan llena de gente enorme y muy grande, estaba como hinchados todos, me acerqué a ellos y me di cuenta que cuando les preguntaba que querían sabía contestarles a todo. Era más el miedo imaginario a que no sabía de nada que lo que ocurría. Cuando preguntaba contestaba y se iban. El sentimiento era que no había nunca descanso. Cuando unos se iban había más y más y nunca podía ir a mi mesa y sentarme. Era como que no se podía estar en tu sitio cuando estás dedicada a “hacer bien” el trabajo.

3 Luego me vi en un pasillo donde había mucha gente esperando. Yo tampoco tenía mi lugar, pero ahora si disponía de una silla. Puse todas mis cosas en la silla. Y de pronto la silla se convirtió en un trozo de cartón y las cosas personales como el ordenador nuevo se cayeron al suelo. Me quise preocupar pero dije que no, que seguro que el portátil iba a estar bien, que tenía que centrarme en mi misma.

4 En ese momento me di cuenta que todos los que estábamos allí estábamos sentados en sillas de ruedas. Era como que sabíamos andar pero nadie se lo permitía porque había tanto caos y confusión que si te ponías de pie, los otros con sus sillas de ruedas te atropellaban y decidías para que todo fuera más corriente que tú también fueras como los otros y te movieras en silla de ruedas. Este comportamiento lo aprendimos a los cinco años cuando empezamos a saber que el deber es el motivo por el cual la sociedad te acepta.

Este sueño quiere decir

1 El Ego es el conjunto de deberes de como te tienes que comportar, los deberías,  los tienes que, lo que tengo que hacer en el futuro o en el pasado., la falta de escucha mi ser interno. Al estar viviendo en un escaparate de “como tendría que ser” los seres humanos nos sentimos que vivimos de una forma artificiosa. Es como que nosotros trabajamos en un mundo de sueño donde no nos gusta estar porque no nos sentimos a gusto con esas realidades que escogemos como nuestras realidades. Sean las que sean. En este caso yo había escogido ser empleada de una oficina de información turística. En ese lugar no me centraba en mi ser y me sentía como que tenía un personaje activado que tenía que comportarse de una manera diferente a como se comportaba ya que nunca estaba cumpliendo con su “deber” y que nunca podía ocupar un lugar para ser yo misma y estar con mi ser interno sabiendo lo que quería realmente. La sensación general de todos los humanos  es que soy un ego que haga lo que haga me siento mal.

2 Luego esta la relación de ese ego con las otras personas. O sea todos mis deberías se enfrentan y se ponen los juicios para todos los deberías de las otras personas. El ego como tal ve hinchadas a las otras personas y siente  que nadie  es como tiene que ser porque debería de ser de otra forma. Es como Alicia en el País de las Maravillas, nunca te tomas el te hoy.

Como todos para vivir en nuestro planeta Tierra hemos usado el mecanismo  de supervivencia. La mayor parte de los adultos ha elegido para su aprendizaje padres que no estaban disponibles  de este modo podían   aprender la ley del amor.

Nosotros sentimos que hagamos lo que hagamos nunca lo hacemos bien. Aunque cuando lo estamos haciendo todo va sobre ruedas y todo es normal. Los miedos internos a los que nos enfrentamos es lo que hace que sea una batalla que nunca está ganada.

Cuando dcidimos  dejar “nuestro deber” podemos ir a “nuestro lugar” el corazón y ahí si podemos reponernos y sentirnos bien.

Es como que el deber jamás nos deja acabar y estamos atados a la pata del ordenador o a lo que sea que creamos que es nuestro deber. Si contactamos con nuestro niño interno, todo es más fácil y más presente.

3.Como le damos tanta importancia a las cosas ya no pensamos en nosotros y nos ocupamos más de lo de fuera que lo de dentro y nos parece que todo está en riesgo, sin darnos cuenta que está creado por nosotros mismos. Cuando valoramos que somos los creadores y que podemos dejar lo que parece que está roto fuera, todo sale mejor.

4 El último punto del ego es dejar de moverte en libertad. Todos estamos desde los cinco años enganchados a una silla de ruedas en nuestra vida. Es el deber. En realidad nadie nos manda  a estar como estoy ahora yo enganchada a esta página web escribiendo sobre lo que estoy escribiendo, pero es una ley interna que te dice que “tienes que” o que “hay que”

Es algo que va más allá de nuestra programación. Estamos en la inercia de la programación. Ni siquiera sentimos el programa. Nos movemos con tanta lentitud en nuestra silla de ruedas del deber que no queremos saber de la realidad de vivir sin el deber.Es como que si no tenemos deber: No tenemos derecho a la vida.

Yo voy a tirar el deber a la basura y voy a dejar la silla de ruedas del deber. ¿Te animas a ser el ser que eres con todo tu potencial activado? Rechazo en mi vida todas las sillas de ruedas del deber. Sigo mi corazón y  a mi niño interno. Ese sabe más que todos los deberes del planeta. Yo no vine al planeta a hacer cosas por deber. Vine para hacerlas por placer. Y si no hay placer es que no las tengo que hacer.

Bienvenido al mundo real del niño interno. Por placer se hacen las cosas y por placer vivimos.

Fuente: Gracias a asistir el taller de Rosy he llegado a estas conclusiones.

Datos de Rosy: Asociación Apoyos Generales de Canarias de servicios sociales del Gobierno de Canarias Agecan

Su email: agecan@hotmail.com y su teléfono:  605 465 913

 

Esta entrada fue publicada en Acerca de mí, Elige de nuevo. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.