Vivir sin muletas

En un momento de nuestra vida, o también puede ser de vidas pasadas el cuerpo, la mente o el espíritu dan algo como válido y se hace una creencia.

Por ejemplo, nuestro niño  pequeño pensó alguna vez que si te abrías mucho te volvías muy vulnerable y las otras personas te podían atacar.

Una  creencia muy importante en nuesra niñez: Si me abro mucho, me machacan.

Nuestro bosque particular de creencias

Si todo lo que nos pasa genera decisiones que a su vez se convierte en programas, a lo largo de nuestras vidas vamos creando situaciones que refuerzan esos programas. Lo que nos pasa lo creamos nosotros mismos. La física cuántica dice que el observador cambia la realidad.

Por tanto todo lo que tenemos a nuestro alrededor viene de semillas que hemos plantado nosotros mismos en otro momento de nuestra vida o bien en vidas pasadas, paralelas, futuras… las posibilidades son infinitas.

Todos nosotros con todos los pensamientos y sentimientos que hemos tenido en nuestra vida hemos creado nuestro jardín particular. Cada uno de nosotros ha plantado su bosque con lo que ha elegido en cada momento. Cada árbol ha  sido en principio una semilla.

Estructuración de una creencia

Un árbol es el ejemplo perfecto de creencia que se ha plantado en nuestra vida.

La semilla es siempre la raíz. En realidad no vemos de donde viene la raíz. No la vemos absolutamente. Sabemos que sustenta al árbol y que está debajo pero no la vemos.

Nos podemos imaginar que hay una raíz, incluso aunque no la veamos porque hay un árbol. No ver la raíz no significa que no esté ahí. Justo es la semilla de la creencia.

Empezó a crecer y a crecer y como pensaba así y atraía este tipo de experiencias a su vida y se fue formando un sentimiento.

El sentimiento sería el tronco. Es lo que sentimos pero no vemos. Nos pasa lo mismo, nosotros sentimos muchas cosas que no tenemos ni idea como han venido a nuestra vida o como se han formado pero el sentimiento es ese.

Ese es el tronco,  aquí sentimos que existe algo que va por dentro y que no vemos pero si podemos observar nuestras reacciones. El alma tiene muchas imágenes y una de ellas es este tronco que sabes  que existe pero no vienes de donde viene la razón.  Es la zona del sentimiento interno.

Las hojas del árbol es la parte consciente, aquí sabes que hay y ves lo que hay. No sabes de donde viene, pero si ves las cosas que existen es la mente.

El tronco y el árbol hace junto a la raíz, la idea total de la creencia.

De aquí vienen la mayor parte de nuestros automatismos y debido a las semillas que tenemos, criamos más y más.

O sea que si vemos un día un burro volando es posible que al día siguiente también lo volvamos a ver.

Estructuración de nuestra vida con la separación

Nos hemos estructurado nuestras vidas de una forma muy dolorosa por la separación y hemos escogido programas duros.

El origen de la separación de Dios es lo que nos hace que sintamos esta culpa tan grande que cargamos todos. Dios no creó el mundo porque lo que Él crea es eterno. La idea de separación que tenemos fabricó el mundo.

Creencia base: Estoy separado de Dios (como humanidad)

Dios me va a castigar (no)

Dios me abandona (no)

Soy rechazado por Dios (no)

Soy desprobado por Dios (no)

Y todas las cosas que nos pueda hacer cualquir figura de autoridad como nuestros padres, familia, pueblo, nación.

Vianna Stibbal dice que la muerte no es creencia clave y nos da la “Tengo que volver”

Creencia medias (Nivel grupal)

Son las que son importantes para la supervivencia de la especie. (no)

Yo me quedo el último para que los demás vivan. Los otros están primero. (no)

Si me castigan la especie se salva el grupo (no)

El castigo hace que los otros me quieran (no)

Para que la especie evolucione y sobreviva yo me quedo en la cueva (no)

Decepcciono al Creador si dejo de hacer lo que los otros quieren (no)

Mi obligación es hacer lo que los otros quieren (no)

Salvando al otro me salvo yo (no)

Creencias de superficie (nivel individual)

Lo que sale aquí es lo que viene de lo profundo. Separado del CreadorYo me machaco y así ayudo a los otros

Creo que puedo distorsionar lo que Dios ha creado por tanto me considero inadecuado e imperfecto.

Lo que me merezco

-Me merezco vivir en la pobreza para que los otros sean ricos.  (no)

-Me merezco estar siempre ahorrando (no)

-Me merezco ser pobre para que los otros tengan dinero   (no)

Lo que me activa

Si estoy en el estado de separación: la competencia, los celos, el sufrimiento, el martirio, el dolor la enfermedad

Fuente: Mariposa

Esta entrada fue publicada en Elige de nuevo, Sanación ondas cerebrales. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.