Todas las cosas que creo ver son reflejos de ideas.

Esta es la clave de la salvación: lo que veo es el reflejo de un proceso mental que comienza con una idea de lo que quiero. A partir de ahí, la mente forja una imagen de eso que desea, lo que juzga valioso y, por lo tanto, procura encontrarlo. Estas imágenes se proyectan luego al exterior, donde se contemplan, se consideran reales  y se defienden como algo propio de uno.

De deseos dementes nace un mundo demente, y de juicios, un mundo condenado. De pensamientos de perdón , en cambio, surge un mundo apacible y misericordioso para con el santo Hijo de Dios, cuyo propósito es ofrecerle un dulce hogar en el que descansar por un tiempo antes de proseguir su jornadas, y donde él puede ayudar a sus hermanos a seguir adelante con él y encontrar el camino que conduce al Cielo y  Dios.

Padre nuestro, Tus ideas reflejan la verdad, mientras que las mías separadas de las Tuyas, tan sólo dan lugar a sueños.. Déjame contemplar lo que sólo las Tuyas reflejan, pues son ellas las únicas que establecen la verdad.

Un Curso de Milagros Lección 325

Es impresionante como el Curso de Milagros dice lo mismo que la Física Cuántica:

Todas las cosas que creo ver son reflejos de ideas: lo que veo es el reflejo de un proceso mental que comienza con una idea de lo que quiero. Es lo mismo que el experimento de la doble ranura.  Me encanta este vídeo:

Fuente: ¿Y tú que sabes? de You Tube

Esta entrada fue publicada en Un Curso de Milagros. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.