Tan sólo puedo renunciar a lo que nunca fue real

“Lo único que sacrifico son las ilusiones, nada más. Y a medida que éstas desparecen, descubro los regalos que trataban de ocultar, los cuales me aguardan en jubilosa espera, listos para entregarme los ancestrales mensajes que me traen de Dios. En cada regalo Suyo que acepto yace Su recuerdo. Y cada sueño sirve únicamente para ocultar el Ser que es el único Hijo de  Dios, el ser que fue creado a su semejanza, el Santo Ser que aún mora en El para siempre, tal como El aún mora en mí.

Padre, para ti cualquier sacrificio sigue siendo algo por siempre inconcebible. Por lo tanto, sólo en sueños puede hacer sacrificios. Tal como Tú me creaste, no puedo renunciar a nada que Tú me hayas dado. Lo que Tú no has dado es irreal.¿ Qué pérdida  podría esperar  sino la pérdida del miedo y el regreso del amor a mi mente?”

Lección 322 del Libro de Ejercicios de Un Curso de Milagros.

Esta entrada fue publicada en Un Curso de Milagros. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.