La paz perfecta

Un sabio budista convocó un concurso de pintura al que acudieron muchos artistas de todos los reinos. La temática del concurso era «La paz perfecta»

Los pintores comenzaron a plasmar lo que ellos entendían por paz a través de hermosos paisajes: atardeceres cálidos sobre montañas altísimas, o bien rayos de sol acariciando las más bellas flores.

Sin embargo, uno de los pintores creó un cuadro muy diferente al resto. Su paisaje mostraba un mar enfurecido, nubes amenazantes y un precipicio sobre el que se alzaba un árbol.

El supervisor de las obras pensó que se había equivocado de temática y decidió no presentarlo para su evaluación final. El maestro Budista comenzó a mirar los cuadros que se habían presentado al concurso, pero no conseguía encontrar la obra ganadora.

– ¿No se ha presentado nadie más?- preguntó.

– Bueno, solo queda un cuadro, pero no tiene nada que ver con la temática que habíamos pedido… – dijo el supervisor del concurso.

– Sea como sea, si se ha presentado, tiene derecho a que su obra esté entre todas estas. Deja que lo vea…

Entonces, llevaron el cuadro del mar embravecido hasta el maestro y después de observarlo, sonrió:

– Al fin tenemos un ganador.

– Pero… ¿cómo? ¿Es el cuadro que representa la paz perfecta? ¡No puede ser!- exclamó el supervisor.

– Sí, lo es… si te fijas, sobre el árbol que se asoma al precipicio y bajo la tormenta, un pequeño pájaro descansa en su nido ajeno al viento y al oleaje. Este es sin duda el mejor ejemplo de «La Paz perfecta.»

Fuente: Internet. Autor Desconocido.

Esta entrada fue publicada en Elige de nuevo. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.