Terapias con Lorena Miño Dávila

Lorena Miño Dávila es una mujer muy conectada que está impartiendo en la actualidad cursos de amor. Las conversaciones que he mantenido con ella son tan clarificadoras que siento que es bueno compartirlas en la web, para que el planeta las conozca. Gracias Lorena por ser tan clara y tan específica. Ya no hay nada que ocultar. El camino es la luz. El camino es el amor. El camino es la Verdad. Con personas como tú nuestro camino se hace más fácil y más lleno de estrellas y de amor.

¿Que me digo a mi misma cuando sucede un estímulo fuera de mi que aparenta ser no amoroso?

Puede que me quede desequilibrada y que pretenda compensar. Puede que crea que tengo que comprar la paz. Que ceder.

La paz no se compra.

Si estás pagando porque debes, estas pagando una culpa. Atención por pagar, cada vez que pagas una deuda, la estás comprando culpa. Esto es importante.

Jesús nos invita que nuestra mente vaya de lo específico a lo genérico, de lo particular a la totalidad.

¿Como hacemos para mirar esto?

A través de la relación.

Tu reto es de amor y el de sustentar el amor. No es un reto entre el estímulo y yo.

La Verdad de Quien soy y la Verdad de Quien eres.

Entre cada uno de estos estímulos hay miedo o hay culpa o elijo que haya paz, amor?  

¿Hay falta de control o relajación?

¿Elijo estar desnuda de planes y de control?

Coincido en la Verdad de lo que soy y la Verdad de lo que siento?

La Relación es Dios.

No tiene que haber estrategias: no más frentes, no más luchas.

Lo primero y más importante es no pagar culpa.

Cada suceso que me pasa es un estímulo que tengo entre yo y el Todo.

Si entre cada estímulo y yo no hay lucha.

Veo a la persona que aparentemente no está en el amor. Y le digo:

A pesar de que lo estás haciendo es equivocado porque no está en las leyes del amor. Eres INOCENTE.

 Elegir: no exponernos al maltrato.

Respondo de una forma fina y muy amable.

No renunciamos a lo nuestro y no lo vemos culpable al otro que nos está ofreciendo el estímulo.

Si trabajamos a favor de nosotros ordenándonos, estamos trabajando a favor del Universo.

El ego tiene un límite en mi. Si yo estoy decidiendo que de verdad soy el Centro del Universo, según indica el Curso de Amor.

Mirar con inocencia.

Lo que hago es lícito y necesario. Tengo derecho.

TENGO UN ESTÍMULO QUE ES UN REGALO  PARA QUE ME COLOQUE EN LA VERDAD DE MI SER.

Con mucho amor y fortaleza.

Tocas este botón. Me amo y me respeto más no lucho.

DISPONGO DE LO MÍO.

En el capítulo 4 habla de que nosotros somos el Centro del Universo. Esa es nuestra posición.

No vamos a maltratar a Dios, ni permitir que sea abusado. Somos el Centro del Universo. Dejamos de elegir exponernos.

Cuando recibimos el estímulo, recibimos una punzada de dolor. Así mi amor ponte en tu lugar y ponte el Centro.

La relación que tenemos que tener con el Estímulo que nos molesta es de amor. Otro se ocupa.

En el Arte del Pensamiento nos indica que se trata de un regalo. Te doy un regalo y tu respondes al ser Quien eres.

Usamos las situaciones críticas para relajarnos, en vez de para tensarnos.

Porque el miedo más grande que tenemos es a SER NOSOTROS MISMOS.

Comprender ese miedo es dar pacitos de poquito a poquito. Si mi amor tengo miedo y lo voy  a hacer igual.

Confío que hay gente bien intencionada.

No sólo es saberlo sino actuar desde donde yo se Quien soy.

Contar que necesito. Un pacto para las dos partes. Lo haces porque quieres.

En el arte del pensamiento todos son regalos, todos son estímulos que se convierten en un regalo cuando me coloco en Quien soy.

Colocarme en Quien soy desde la tranquilidad, firme y amable. Firmeza con amabilidad.

Si sientes que lo que te rodea es un nido de víboras y podrías pensar que te sientes identificada con lo que ves fuera. Por ejemplo si ves que eres una víbora, te vas a la culpa.

El escenario lleno de problemas y sólo hay un error, que entre el estímulo y yo no se produzca lucha. Soy más feliz. Tomo cartas en el asunto.

Alguien tiene que cortar el circuito.

Soltar la moneda del miedo, que en realidad es un consejero equivocado.

Lo que está ocurriendo ahí fuera, voy a usarlo a mi favor. Hago un movimiento para colocarme en mi.

Se encuentra un buen abogado confiable, recomendado por alguien que tenga una experiencia positiva.

Hago valer mis derechos de ahora en adelante. Todo a la luz del día. Nunca más oscuridad. Yo soy mi primera defensora, mi primera abogada. Esto no me hace bien y me atiendo. Me cuido.

Este sistema de ego me enferma. 

No lucho, me atiendo, me permito tener lo que me corresponde sin que sea robado.

El arte del pensamiento es pensar con la Mente de Dios

La culpa ya no está en mi sistema.

En el pasado hubieron abogados que no nos defendían.


Ahora nos permitimos tener abogados que nos apoyen y nos ayuden.

Fuente: http://www.lorenaminio.com

Usar los estímulos para recordar Quien eres: El Centro del Universo.
Esta entrada fue publicada en Elige de nuevo, Si a la Vida, Un Curso De Amor. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.