Nuestras mentes están interrelacionas por Rupert Sheldrake

En 1981 el bioquímico inglés Rupert Sheldrake publicó la hipótesis de la Resonancia Mórfica que plantea que las mentes de los individuos de una misma especie están unidas a través de un campo no físico, llamado mórfico o morfogenético, de manera que el aprendizaje de un individuo afecta al campo y éste a su vez al resto de los individuos, aun sin tener contacto físico entre ellos. Lo que a priori pareciera una hipótesis muy arriesgada e incluso paranormal, ha sido secundada por científicos de la talla del físico David Bohm y reforzada durante décadas a través de muy diversos experimentos.

Rupert Sheldrake, nacido en 1942, no sólo se licenció en bioquímica, fue miembro de investigación de la Royal Society o director de estudios en bioquímica y biología celular en la Universidad de Cambridge, sino que también estudió filosofía en la Universidad de Harvard, disciplina que tiempo después los científicos ortodoxos le acusaron de introducir en la ciencia. Mediante la idea de los campos morfogenéticos, el Dr. Sheldrake no sólo plantea la existencia de vínculos que unen todas las mentes de los individuos de una especie, sino que viene a tratar de explicar por qué árboles, animales e incluso minerales o moléculas mantienen una forma y comportamientos característicos. Y llega a la conclusión de que estos campos morfológicos son como gigantescas memorias acumulativas o registros etéreos, idea que casualmente desarrollo mientras trabajaba en la India, cuyas tradiciones y textos sagrados hablan de los registros akásicos, una especie de memoria global que recoge todo lo que ocurre en la Tierra.

El hecho de que un patrón de comportamiento se repita genera un campo morfogenético, el cual tiene información, no energía. Es el hábito, la repetición, y no las leyes físico-químicas, lo que establece las reglas en la naturaleza. Cuantas más veces se repite un comportamiento, más rápido lo aprenden las generaciones siguientes. Por ejemplo, hace millones de años un bosque de coníferas aprendió que para sobrevivir al fuego tenía que aprovecharse de él y esparcir sus semillas en el terreno quemado, para así renovarse. Ese aprendizaje se extendió por todo el planeta a través de la resonancia mórfica y poco a poco todos los bosques adoptaron ese patrón de comportamiento. Es decir, para Sheldrake la hipótesis de Darwin de La Evolución de las Especies y su Teoría de la Evolución tendría sus puntos débiles.

La hipótesis de la Resonancia Mórfica y otras basadas igualmente en la observación y en experimentos científicos llevarían a Sheldrake a formular la Teoría de los Campos Mórficos y la Teoría de la Mente Extendida (la mente no es tan sólo la actividad del cerebro, sino que éste es el sustento físico a través del cual ésta se puede manifestar. No se encuentra confinada en el cerebro sino que se extiende hacia el mundo que le rodea). Estudios, hipótesis y teorías han llevado a la comunidad científica a dividirse entre ofendidos y entusiastas, repitiéndose lo que antaño ocurriera con hombres de ciencia como Galileo, Copérnico y Servet, o incluso con filósofos y maestros espirituales. Todos ellos fueron iconoclastas, pues rompieron con lo hasta entonces aceptado.

Algunos experimentos sencillos

Uno de los experimentos que Sheldrake realizó fue patrocinado por la revista New Scientist. Se enseñó a personas de todo el mundo rostros famosos escondidos en un dibujo abstracto para que los identificaran en un minuto, y se tomaron datos. Luego la BBC transmitió esta misma prueba por televisión a una audiencia de aproximadamente un millón de espectadores. Finalmente se realizó el mismo ejercicio en personas de lugares donde no se emite la BBC, enontrándose un 76% más de personas que hallaron los rostros antes del minuto. Esta última prueba fue mucho mejor que la primera.

Otro experimento consistía en pedirles a varias personas que memorizaran textos en japonés sin conocer el lenguaje. Uno era una canción infantil, el otro un poema moderno y el último era un texto sin sentido. Tal y como predice la Teoría de los Campos Morfogenéticos la canción infantil fue memorizada mucho más rápidamente, pues había sido recitada por millones de niños durante muchas generaciones.

Pero Sheldrake no fue el primero ni el único en realizar estos experimentos. Ya en 1920 el fisiólogo McDougall investigó en la Universidad de Harvard cómo generaciones sucesivas de ratas escapaban de un laberinto. Las ratas más inteligentes eran apareadas con las más inteligentes y las más torpes con las más torpes. Tras 22 generaciones se observó que incluso las más torpes salían del laberinto diez veces más rápido que las ratas de la camada original.

El experimento del mono número cien

En 1952, en la isla japonesa de Koshima, un grupo de científicos, encabezado por el Dr. Lyall Watson, comenzó a proveer a los monos de la zona, los Macaca Fuscata, una especie de boniatos denominados camotes. Estas raíces gustaban mucho a los monos, pero no la arena que quedaba pegada a su piel. Un día una hembra comenzó a lavar en el agua los camotes antes de comerlos y este hábito fue imitado por otros monos de su comunidad. En 1958 todos los monos jóvenes y algunos adultos lavaban los camotes antes de comerlos. Y entonces, al llegar el verano, los investigadores fueron testigos de que el cambio paulatino que habían observando durante seis años se generalizó casi simultáneamente en toda la isla cuando un sólo mono más (que le llamaron el mono número 100) aprendió el cambio. Pero lo más sorprendente fue que este avance social llegó también rápidamente a otras colonias donde se estaba realizando el experimento, a pesar de que nunca habían tenido contacto directo con los monos de la isla de Koshima y ni siquiera habían comenzado el cambio.

Este experimento refuerza la idea de que cuando un determinado número de seres (llamado masa crítica) logra desarrollar poco a poco una nueva conciencia, un cambio evolutivo, llega un momento que la mera contribución de un individuo más produce un punto de inflexión, una aceleración de la transmisión del cambio, que rápidamente es adoptado por toda los miembros del colectivo, por muy alejados que estos se encuentren. En palabras del Dr. Sheldrake “el campo mórfico se refuerza” lo suficiente como para que afecte rápidamente a toda la especie. De forma similar el Dr. Watson sostuvo en su época que “si un número suficientemente grande de entre nosotros cree que algo es cierto, esto se torna en verdad para todo el mundo”, afirmación que podría enlazar con la idea de que la humanidad se beneficia en su conjunto cuando hay personas que oran, meditan o simplemente tratan de llevar una vida consciente y en armonía. Cada vez son más los estudiosos del tema que creen que, al igual que ocurrió con los monos, la humanidad pronto adoptará globalmente los cambios realizados ya por miles de personas en todo el mundo, que han abandonado las conductas violentas, tanto físicas como mentales, hacia los demás seres, humanos o no. Esta creencia es avalada también por muchas tradiciones de la Tierra.

Los guardianes de la tradición

El verdadero espíritu científico nunca descarta un dato o una idea por descabellados que éstos puedan parecer. ¿Por qué menospreciar el legado de las tradiciones antiguas, que en gran parte se corroboran unas a otras.

Según los indios Cree de Norteamérica, “sólo cuando el último árbol sea talado, el último pez pescado y el último río envenenado, nos daremos cuenta de que no podemos comer el dinero”. “Llegará un día en que la codicia del hombre hará que los peces mueran, las aves caigan de los cielos, las aguas ennegrezcan y los árboles no puedan mantenerse en pie. Y la humanidad que conozco dejará de existir. Llegará un día en que la Tierra caiga enferma. Pero cuando no queden apenas esperanzas algunas personas despertarán de su letargo para forjar un mundo nuevo. Serán conocidas como los guerreros del arco iris”. Es por ello que Greenpeace denominó a su buque insignia, el Rainbow Warrior. Pero “guerreros del arco iris” ¿podría referirse a personas que en lugar de estar invadidas por pensamientos oscuros y negativos están comprometidos a pensar y difundir esperanza y pensamientos luminosos?

Los indios Hopi (Arizona) afirman que desde hace más de 10.000 años sus ancestros custodian unas tablas de piedra que dicen así: “Los humanos conocerán el molde del que están hechos y crearán nuevas criaturas, los animales antiguos serán regresados (¿clonación de mamuts que está bajo estudio desde hace años?). El tiempo se acelerará, la gente no tendrá tiempo para los demás. Habrá praderas de piedra llenas de gente vacía […]. Los que sean puros y estén en armonía con la madre verán el amanecer del nuevo mundo purificado, el quinto mundo. […] Cuando los 144.000 danzantes del sol despierten, el amanecer habrá llegado”. En línea con los estudios de Sheldrake o Watson, los Hopi y los Cree están convencidos que se alcanzará un grupo de personas, una masa crítica similar al experimento del Mono Número Cien, que despertará en conciencia y provocará un rápido cambio positivo global. Según ellos, dicho cambio será tanto más suave cuantas más personas vuelvan al Sendero del Corazón. Curiosamente, el apóstol Juan cita también 144.000 personas que han limpiado sus vestiduras (se han purificado) y que aparecerán justo antes de la llegada de mil años de paz.

Pero, ¿cuándo se alcanzará esa masa crítica? Últimamente se han difundido mucho las profecías de los antiguos Mayas, que sitúan en diciembre de 2012 el final de su calendario, afirmando que habrá un antes y un después de esa fecha. Las viejas estructuras caerán y la civilización dejará de estar basada en el miedo y el enfrentamiento para basarse en el amor y el respeto, lo cual concuerda con lo que pronostican las demás tradiciones, y con la idea del aprendizaje colectivo postulado por Sheldrake y Watson.

Las meditaciones colectivas

La teoría de los Campos Mórficos del Dr. Sheldrake podría explicar también otro experimento realizado en los EE.UU. En el verano de 1993, en Washington DC se pusieron a meditar simultáneamente cuatro mil personas de cien países diferentes; en base a 48 estudios realizados previamente a menor escala se esperaba reducir un 25% el índice de crímenes violentos en esa ciudad. Los estudios del departamento de policía arrojaron que efectivamente durante el experimento se había logrado la meta. Si esto es así, podemos imaginar el efecto que tiene la meditación y los ejercicios de visualización creativa que miles de personas realizan asiduamente en todas partes del mundo. Como dijo el maestro: La fe mueve montañas.

Más información en la Fuente original:

http://www.sheldrake.org/homepage.html

♣♣♣♣♣♣♣♣

Campos morforgenéticos

De algún extraño modo el universo es un universo participativo.   (John A. Wheeler)

Cuando el libro de Rupert Sheldrake Una nueva ciencia de la vida apareció en Inglaterra, un editorial de Nature, la prestigiosa revista científica, le consideró “el mejor candidato a la hoguera que ha habido en muchos años”, y sostenía que sería una pérdida de tiempo y dinero el contrastar sus conjeturas. El Dr. Sheldrake introdujo en este libro la teoría de los campos morfogenéticos, como él llama a los campos no-locales, aquellos no relacionados causalmente. Estos campos, según el investigador, permiten la transmisión de información entre organismos de la misma especie sin mediar efectos espaciales. Es como si dentro de cada especie del universo, sea ésta una partícula o una galaxia, un protozoo o un ser humano, existiese un vínculo que actuara instantáneamente en un nivel sub-cuántico fuera del espacio y el tiempo. Este vínculo es lo que Sheldrake denomina campo mórfico o morfogenético. Al tratarse de una transmisión de información y no de energía, ello no contradice la Teoría de la Relatividad. Por ejemplo, un roedor australiano puede conocer sin que exista transmisión material, simplemente por resonancia mórfica, algo aprendido por un roedor de su misma especie en Leningrado. Siguiendo con el ejemplo, si llevásemos desde Leningrado a Australia un enemigo natural del citado roedor, el pariente australiano del roedor reconocería al momento a su enemigo al igual que lo hacía su pariente ruso.

Esta teoría le fue sugerida en parte a Sheldrake por ciertos experimentos de psicología animal donde dicho efecto parecía tener lugar. Estos experimentos, realizados en los años 1920 en la Universidad de Harvard por el Dr. William McDougall, trataban de descubrir en qué medida la inteligencia de las ratas era heredada. El Dr. McDougall medía la inteligencia, en este caso, por la habilidad de los roedores en recorrer un pequeño laberinto. Las ratas “inteligentes”, aquellas que resolvían el laberinto rápidamente, eran pareadas con otras ratas “inteligentes” y lo mismo se hacía con las ratas “torpes”. Veintidós generaciones más tarde, en vez de ser las ratas “inteligentes” las únicas más listas, todas las ratas resultaron poseer una mayor inteligencia a la hora de resolver los laberintos. Las ratas de la camada “menos inteligente” recorrían el laberinto diez veces más rápido que cualquier rata de la camada original.

Otro ejemplo citado por Sheldrake es el de los famosos monos de la isla de Koshima, en aguas de Japón. Un grupo de científicos alimentaba a estos monos con batatas o boniatos sin lavar. Una hembra que respondía al nombre de Imo, descubrió que lavando la batata en el mar, además de perder la piel la molesta arenilla, éstas sabían mejor. Pronto todos los monos de la isla de Koshima aprendieron el truco. Pero, y esto es lo extraño, todos los monos del continente comenzaron a lavar sus boniatos, y ello a pesar de haberse evitado el contacto de los monos de Koshima con los del resto del país. Pero este extraño contagio no sólo funciona con animales, también tiene lugar con cristales. Algunas sustancias son muy difíciles de cristalizar en el laboratorio. Pero tan pronto como un laboratorio tiene éxito en la tarea, la sustancia en cuestión comienza a cristalizar con mucha mayor facilidad en otros laboratorios alrededor del mundo. Al principio se pensó que la causa pudiera ser que investigadores visitantes portaran diminutos trozos de cristal en sus ropas o en sus barbas. Pero finalmente esta causa fue desechada. Aparentemente los cristales aprenden mediante resonancias mórficas.

El Dr. Sheldrake, luego de la publicación de Una nueva ciencia de la vida, realizó dos experimentos para refutar o verificar su teoría. El primer experimento fue patrocinado por la revista New Scientist, de Londres, y el segundo por la Brain/Mind Bulletin, de Los Angeles. Ambos experimentos parecieron confirmar su teoría.

En el experimento patrocinado por New Scientist, a personas de distintas partes del mundo se les dio un minuto para encontrar rostros famosos escondidos en un dibujo abstracto. Se tomaron datos y se elaboraron medias. Posteriormente la solución fue emitida por la BBC en una franja horaria donde la audiencia estimada era de un millón de espectadores. Inmediatamente de realizada la emisión, en lugares donde no se recibe la BBC, se realizó el mismo “test” sobre otra muestra de personas. Los sujetos que hallaron los rostros dentro del tiempo de un minuto fueron un 76 % mayor que la primera prueba. La probabilidad de que este resultado se debiera a una simple casualidad era de 100 contra uno. Según el Dr. Sheldrake, los campos no-locales, o campos morfogenéticos, habían transmitido la información a toda la “especie”, sin detenerse en aquellas personas que presenciaron la mencionada emisión de televisión.

En el experimento patrocinado por el Brain/Mind Bulletin de Los Angeles, a varios grupos de personas se les pidió que memorizasen 3 poemas distintos. El primero era una canción infantil japonesa, el segundo un poema de un autor japonés moderno y el tercero un galimatías sin sentido. Tal como la teoría de los campos morfogenéticos predice, la canción infantil, habiendo sido aprendida por millones de niños durante muchas generaciones, aunque éstos fueran japoneses, fue memorizada notablemente más rápido que las otras dos alternativas.

Sheldrake no fue el único en realizar experimentos de este tipo. Gary Schwarz, psicólogo de la Universidad de Yale, patrocinó un experimento similar en el Tarrytown Executive Conference Center de Nueva York. A estudiantes de Yale que no sabían hebreo se les mostraron palabras hebreas de tres letras, la mitad de ellas sin sentido. Los estudiantes obtuvieron mejores resultados en el reconocimiento de palabras “reales” en una proporción superior a la que cabría esperar como mero fruto del azar.

Debido a que la ciencia institucional se ha vuelto conservadora, tan limitada por los paradigmas convencionales, algunos de los problemas más fundamentales son ignorados, tratados como tabú o puestos en el último lugar de la agenda científica.
(Rupert Sheldrake)

Nuestra conciencia, según Jack Sarfatti, puede percibir al instante y, al instante, influir sobre cualquier parte del universo. Puede abandonar el cuerpo y vagar más deprisa que un fotón a través de ámbitos infinitos sobre cualquier parte del universo. En palabras del propio Sarfatti: “Dudo de la existencia de poderes de psicoquinesis y de la transferencia supraluminal de información. Sin embargo acepto la posibilidad de su existencia, ya que la mecánica cuántica parece tener sitio para ellas”.

guessing is always more fun than knowing
(W. H. Auden)

FuenteL: http://www.redcientifica.com/doc/doc200304040001.html

♣♣♣♣♣♣♣♣

“Es como si dentro de cada especie del universo, sea ésta una partícula o una galaxia, un protozoo o un ser humano, existiese un vínculo que actuara instantáneamente en un nivel sub-cuántico fuera del espacio y el tiempo. Este vínculo es lo que Sheldrake denomina campo mórfico o morfogenético. Al tratarse de una transmisión de información y no de energía, ello no contradice la Teoría de la Relatividad. Por ejemplo, un roedor australiano puede conocer sin que exista transmisión material, simplemente por resonancia mórfica, algo aprendido por un roedor de su misma especie en Leningrado. Siguiendo con el ejemplo, si llevásemos desde Leningrado a Australia un enemigo natural del citado roedor, el pariente australiano del roedor reconocería al momento a su enemigo al igual que lo hacía su pariente ruso”. Rupert Sheldrake

♣♣♣♣♣♣♣♣

 

“Sheldrake con sus trabajos  está queriendo decirnos que no existen leyes inmutables, sólo existen hábitos y las llamadas constantes no serían mas que un reflejo temporal de unos hábitos muy asentados pero que  pueden ser modificados. En otros términos Sheldrake nos quiere decir que en la Naturaleaa hay complejísimos sistemas en los que el todo y las partes están en continúa realación buscando el equilibrio. Por eso, cuando creemos que hemos encontrado una constante en realidade se trata de la manifiestadción de un momento de estabilidad.”

Fuente: http://www.neuralterapeuticum.org/microtubulos/info05.htm

Esta entrada fue publicada en Consciencia Planetaria, Elige de nuevo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.