“Cuídate de la tentación de percibirte a ti mismo como que se te está tratando injustamente”

Este es un trozo de Un Curso de Milagros. Muchas veces nos sentimos víctimas. Y nos pide que nos libremos de la tentación de vernos víctimas. Si alguna vez te sientes víctima puedes leer este capítulo:

Cuídate de la tentación de percibirte a ti mismo como que se te está tratando injustamente. 2Desde este punto de vista, tratas de encontrar inocencia únicamente en ti y no en ellos, a expensas de la culpabilidad de otro. 3¿Puedes acaso comprar la inocencia des­cargando tu culpabilidad sobre otro? 4¿Y no es acaso la inocencia lo que tratas de conseguir cuando lo atacas? 5¿No será la represa­lia por tu propio ataque contra el Hijo de Dios lo que buscas? 6¿No te hace sentir más seguro creer que eres inocente con res­pecto a eso, y que has sido una víctima a pesar de tu inocencia? 7No importa cómo se juegue el juego de la culpabilidad, alguien siempre tiene que salir perdiendo. 8Y alguien siempre tiene que perder su inocencia para que otro pueda apropiarse de ella, y hacerla suya”. (Capítulo 26 La Transición, Subcapítulo 9, Pues Ellos han llegado Un Curso de Milagros)

No traer resentimiento. Pidamos una nueva interpretación. Aprendamos a respetar las decisiones de los seres que nos acompañan en nuestro camino.

Los juicios son necesidades no atendidas en nosotros. O sea cada vez que tengo un juicio, es que hay algo no atendido en mi. 

felices-fiestas-te-lo-mereces-todoSi miro la culpa, cara a cara es una interpretación de la realidad.

¿A que parece que  dan ganas de cruzar el puente bien protegido de la nieve? 

La imagen fue tomada en una tienda cerca del Palmar en Tenerife, donde la temperatura media de todo el año es 23 o 24 grados. Uno al verlo piensa que es la realidad pero no es real. Es un decorado. Eso es la culpa, nuestro decorado para hacernos infelices.

Les invito a que en estas navidades, si sienten que el decorado no es felicidad, busquen ¿qué es importante para mi que no me doy? 

A lo mejor es tomar el teléfono y hacer una llamada a alguien con el que no te hablas desde hace años, o con alguien que echas de menos pero que quieres tener la razón y no quieres dar tu brazo a torcer, etc…

Recuerden hacer sus sueños realidad, es alegrar a los otros. Porque cuanto más feliz seas, más feliz haces a todo el planeta. Se trata de elegir la Felicidad y de disfrutarla porque eres el Hogar donde habita Dios mismo.

Ten fe en que si te eres el Cielo donde Sí reside el Amor de Dios.

Fuente: U.C.D.M. y Mariposa

Esta entrada fue publicada en Elige de nuevo, Un Curso de Milagros. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.