Mejorar nuestra relación interna con mamá y papá

El otro día estando con un terapeuta me preguntó:

—¿Qué le dirías a tu madre cuando tenía 17 años?

La verdad que me hizo sentir pena. Sentí su falta de autoestima. Y que ella quería lavar todos los días su piel con una piedra, porque se pasaba el día al sol y a la gente no le gustaba las personas que tenían la piel oscura. Mi madre no sabía que era de estar al sol y se pasaba el día estregándose la piel.

Yo le diría: Querida María Petra, tal cual eres, eres perfecta. No necesitas cambiar nada en ti. Eres la Presencia de la Perfección. Y respiré muy tranquila con mucho amor en esa parte de mi que es mi madre.

—¿Qué podrías hacer tú, con el conocimiento que ahora tienes que podría haber mejorado la relación de tu madre con tu padre?

¿ Y de tu padre con tu madre?

Es curioso pero casi es lo mismo, para la madre que para el padre

—En cuanto a la madre

Mejorar mi propia autoestima

Agradecer más el trabajo del hombre, para pagar la vida.

Permitirme más placer, sabiendo que el placer es parte de la Divinidad de Dios.

Ser más amiga y compañera de mi pareja.

Saber que sentimientos y emociones tengo en relación a mi misma y a mi pareja y expresarlos.

Estar más pendiente de lo que sentía y lo que quería que hubiera en la pareja.

Soltar el sentido de la obligación como mujer forzada y ser más libre en todo lo que decidía y hacía.

—En cuanto al padre

Mejorar mi propia autoestima

Agradecer más el trabajo dela mujer para que hubiera orden y concierto en la casa.

Permitirme más expresar mis necesidades sexuales, sin necesidad de ir fuera de la pareja. Ser más auténtico en lo que quiero y permitir a la mujer un espacio hasta que ella esté a gusto y nos demos mutuamente placer.

Ser más amigo y compañero de mi pareja.

Saber que sentimientos y emociones tengo en relación a mi mismo y a mi pareja y expresarlos.

Estar más pendiente de lo que sentía y lo que quería que hubiera en la pareja.

Soltar el sentido de la obligación como hombre alfa y ser más libre en todo lo que decidía y hacía.

Fuente: El terapeuta, otro terapeuta y mis propias reflexiones.

 

Esta entrada fue publicada en Acerca de mí, Elige de nuevo, Optimizando la pareja. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.