Carta a un viudo después de la muerte de su esposa.

No pongo lo que me él me ha escrito por intimidad de la persona.

Sólo adjunto lo que yo le escribo a él.

♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦

Primera Carta

Muchas gracias por abrir tus sentimientos.

Eres un ser muy valiente y tienes un gran poder creador.
Conozco el dolor tan profundo por el que ahora estás transitando ya que mi marido murió de leucemia.
Cuando alguien a quien amamos decide que ha llegado el momento de cambiar de plano, se va la mitad de nuestra fuerza para vivir.  Eso es un reto muy grande en el día a día.

Cuando  muere nuestra pareja todas las puertas de la vida se cierran y parece que la propia muerte es la única salida. Personalmente me quedé como anclada en la cama, lo que me sacó de  la cama era ver cual era el milagro que me proponía ese día “Un curso de milagros”, luego seguí con las constelaciones familares y más cosas que he ido haciendo.

Sólo te puedo decir que hagas lo que te dicta tu corazón. Si sientes que el psiquiatra, el psicólogo, un médico es útil para ti. Vete.

No hay más camino que el que decidas hacer tú mismo. Nadie te puede decir que tomes una decisión. Y esto te lo digo desde el respeto a tu Ser.

Nos hemos pasado la vida dando consejos y ahora es el momento de respetar ese espacio vacío en el que estás que es donde se producen todos los grandes milagros de la Vida que hay en ti.

Ahora yo estoy trabajando en enseñar un método que es como ver como se sienten las personas cerrando los ojos. Es una habilidad que perdimos, pero que la tenemos todos. Esta habidlidad te da la posibilidade de ver cuadros o imágenes que reflejan como se siente el alma de cualquier persona. No importa que esté muerta o viva. Siempre se sabe al cerrar los ojos y mirar. Todos somos los hijos de la misma Fuente de la Vida por eso nos podemos mirar y por eso no hay nada oculto. Es como si tú te creyeras que pudieras ocultar  a tu mano derecha lo que siente tu mano izquierda. Todos los seres somos Una Unidad.

Te pido que antes de leer lo que vas a leer respira profundamente tres veces y luego siente la luz de la vida y el amor que respira en ti y a través de ti.

Como me has escrito y contado tu historia,  le pedí a tu esposa que me mostrara como se encontraba ella y la imagen que me enseñó es:
Me mostró un cuadro negro alargado y en el medio una puerta entreabierta llena de una luz superamorosa. Era una luz muy radiante y fuerte y esplendorosa pero a la vez era una luz que daba paz. Ella ahora se siente divivida. Quiere ir a la luz que le corresponde porque ha acabado su “destino” en esta reeencarnación, pero a la vez no puede atravesar el umbral porque tú tienes el corazón descarnecido.( Es como que ese dolor desgarrador que tienes te ha quitado “sustancia” en tu corazón y la sensación que estás viviendo sin tu fuerza de vida tr ha dejado en el caos emocional o sea  tu corazón está sin transparente y buscando algo por lo que latir)Por eso ella por amor a ti, está en la oscuridad esperando que tú te recuperes.
Es normal que después de una pérdida nos sintamos cualpables: aquí, esto, lo otro. Fue perfecto tal como pasó. Y nos perdonamos por todo lo que pasó… En realidad sólo huvo amor pero nuestra idea de estar separados nos “machaca”.. ante eso mucha paz y mucho amor y mucho perdón por ti mismo…
En cuanto a que aparentemente se marchó cuando tú estabas desayunando. Fue a propósito. Los seres que queremos a veces sienten que no quieren cargar con ese dolor. Se nos ha enseñado que la muerte es pesada y para que no le pase a los seres que queremos muchas personas se mueren solas. Los vivos se tienen que quedar tranquilos, tanto si la persona decide morirse en su presencia como no, es perfecto y es una decisión del alma que tenemos que respetar.

Un abrazo muy fuerte de milagros y gracias por compartir.

He puesto esta carta porque vi que le pasó a esta persona y a mi mi, por tanto siento que esto le puede pasar a otros. Cuanta más luz y alegría tengamos, más se van a alegrar las personas que están vivas y desencarnadas…Todo forma parte la vida, la muerte, irse quedarse. Todo forma parte del Amor que somos y que expandimos cuando incluimos a Todo y a Todos.

Segunda carta

Todo lo que sientes es secuencial y es completamente normal.
Ten fe.
A mi me pasó lo mismo.
Estuve un tiempo con sus cosas personales en los armarios esperando que volviera.
Fue poco a poco que fui sacando las cosas de mi vida y por supuesto que tengo muchas cosas de él
Con mucho amor y mucho respeto, por él y por mi. Al principio hay un quiero y no quiero. Lo único que se hace es sentirnos.
¿Qué quiero? ¿Que no quiero? Ahora todo lo que tengo me causa sólo paz y alegría de haber compartido mi vida con un hombre fantástico y extraordinario.
Es completamente normal.
Te pido sólo que te sientas y que sientas lo que quieres hacer.
Si sientes que todavía te tienes que quedar con sus cosas es perfecto.
Si sientes que tienes que hacer una carta de despedida es perfecto.
Ten fe en ti y en tu proceso.
Hay algunas asosciaciones en internet que ayudan en el proceso del duelo.
La paz la estás cogiendo ya al saber que Ella está bien.
Eso da mucha paz.
Y es muy importante ocuparte de ti por supuesto.
En cuanto a los hijos lo normal es que se enfaden por la partida de su mamá o de su papá. También esa rabia es normal en el proceso de tu hija. Está rabiosa y muy molesta porque su madre la haya dejado. Eso duele mucho.
Y como tú eres el más cercano, la rabia se desplaza hacia tu ser.
Ahora podrías decirle estas palabras a tu hija, incluso aunque no esté presente:
“Querida hija, (Respiras) a mi tambié me duele mucho que tu mamá, mi esposa se haya marchado de casa. (Respiras) Yo también me siento solo (Respiras) y me siento raro. (Respiras) Si quieres juntos compartimos nuetro dolor (Respiras) y podemos hacer algo para aliviarlo (Respiras)”
Recuerda cada vez que  te ataque, que en realidad es sólo una petición de amor. Respira y le le puedes expresar verbalmente el párrafo anterior o te lo puedes decir para ti mismo.
Juntos se pasa el duelo mejor.
Comentar la rabia que da que se haya ido, es muy liberarador.
Un abrazo de milagros y muchas felicidades porque lo estás haciendo muy bien.

Tercera carta

Que bonitas palabras.Me encantan.
Felicidades. Haz hecho muchos progresos.

Eres un hombre valiente y ya estás bien encaminado a un destino de paz…
Me gustó mucho el “sueño despierto” (aunque estuvieras  profundamente dormido lo recordaste) de que ella te daba un beso en la mejilla como despedida, es precioso. Me recordó a la película del  sexto sentido. No se si la has visto. Te la recomiendo. Algunas veces las personas que desencarnan no  saben que han desencarnado.

Tu mujer si lo sabe y es una mujer muy sabia y muy amorosa. Ella te está preparando con mucho amor para que sigas adelante. Que paz, puede darte eso. Que tu misma mujer te diga que sigas adelante. El amor que sentiste por ella y que ella sintió por ti  lo llevas siempre en tu corazón y con este sentimiento, cada vez te haces más grande y ella también.

Un pedido que tengo para ti: No me hagas caso a mi ni a nadie. Incluso aunque tenga muchos títulos. Todo lo que te decimos lo tiras a la papelera. Sólo si hay una resonancia en tu corazón lo coges.

Personalmente me considero una entrenadora. Los maestros son los que vienen a mis talleres. El trabajo de un entrenador es mejorar sus tiempos de vuelta a la totalidad. Nunca a enseñarles como volver. Eso sólo lo pueden hacer las mismas personas. El proceso de entrenamiento adelanta el proceso de aprendizaje y hace que las personas alcancen antes el objetivo. Pero son ellas mismas las que lo hacen, porque les sale del corazón. Nunca porque siguen a un gurú que está fuera de sus corazones. Tu corazón es tu única guía ahora.

¡Que bueno que le pides a tu esposa que se quede un ratito más contigo!. Yo también lo hice con mi esposo. Le dije: “Siento que tienes una vida en el Cielo preciosa, pero yo estoy aquí, que creo que es lo opuesto al Cielo, así que quédate conmigo hasta que sienta que puedo caminar sola” Lo hizo. El otro día en una terapia me dijeron que el alma de  mi difunto marido  estaba brillante y amoroso y muy orgulloso de mi y de mi camino. Esto me dio mucha paz. 

¡¡¡Que bueno que podemos expandir nuestros corazones y volver a sentir que estamos vivos.!!!
Un abrazo de milagros.

Fuente: Mariposa.

Esta entrada fue publicada en Elige de nuevo, Optimizando la pareja, Un Curso de Milagros. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.